Algunos artefactos se mantienen vigentes en la memoria colectiva de las personas, aunque ya no existen comercialmente no podemos evitar sentir nostalgia por ellos, desear poseer ese pedacito de pasado, qué mejor si podemos hacerlo con las funcionalidades tecnológicas del presente. Los chicos de CARBON lo saben, y decidieron hacer equipo con Polaroid para crear la ONE Mini, una cámara digital moderna con el diseño vintage de una clásica instantánea.

Para quienes no tengan el gusto, CARBON es una firma de desarrollo de productos especializada en diseño innovador y atractivo de artículos cotidianos, como cámaras, relojes, posavasos, altavoces, entre muchos otros, que busca distinguirse por resultar atractivos a la vista y emocionantes para nuestra vida diaria.

Su cámara ONE Mini nos promete una experiencia única y sin complicaciones, gracias a su interfaz y capacidades, a la venta por sólo 125 dólares esta pequeña belleza contiene las siguientes cualidades:

  • 5 megapixeles de definición ditial
  • Capacidad de agregar efectos visuales retro a cada foto
  • Tres colores a elegir, entre negro, blanco y rosa
  • Función de autoenfoque con un rango de alcance de hasta 1.2 metros
  • Capacidad de enmarcar cada foto en un fondo blanco, para darle apariencia Polaroid
  • Capacidad de hasta 32 GB con almacenamiento Micro SD
  • Compatible con PictBridge para imprimir directamente desde la cámara
  • Función de Web-cam para video conferencias (sólo para sistema Windows)
  • Cable USB para conectar y leer los datos en automático

Personalmente me parecen motivos suficientes para adquirirla, su resolución es muy decente y su rango de distancia también, sin embargo, el único gran pero que le encuentro es su medio de alimentación, ya que utiliza dos baterías AA (no incluidas), lo cuál prácticamente garantiza que tendrás que estar cargando con un par extra o algunas recargables para no dejarte atorado a media fiesta.

Algunos todavía recordamos ese doloroso momento hace cuatro años cuando Polaroid decidió abandonar la fotografía análoga, que la había hecho tan popular, para enfocarse ahora a cámaras que hablasen de megapixeles. De hecho, aquí ya hemos hablado de esta genial firma cuando ha lanzado antes sus versiones personales de cámaras digitales instantáneas, las cuales, debo admitir, más allá de la nostalgia por la marca no me convencen mucho.

La ONE mini casi lo tiene todo.