Para celebrar el día de muertos en Monkeyzen hemos decidido hacer una lista con cinco geeks épicos que merecen ser recordados en esta fecha. Algunos nos dejaron ya hace tiempo, algunos se sienten todavía muy recientes, lo cierto es que a todos los extrañamos y de algún modo u otro nuestro presente no sería el mismo sin el legado de ellos.

Este es un pequeño homenaje para unos personajes ejemplares:

5.Nikola Tesla

El ultimate geek, que fue tan trascendente como poco apreciado en vida, falleció en 1943 y es hasta 60 años después que se viene reconociendo el legado de este genio. Inventor, mecánico e ingeniero eléctrico. Sus avances en el estudio de los campos del electromagnetismo y el uso de las ondas de radio son relativamente los culpables de nuestra tecnología actual y la vida moderna.

Aunque en su momento se le consideró un loco actualmente sus descubrimientos y teorías se consideran como percusores directos de algunos de los avances más importantes en los campos de la robótica, el uso de controles remotos, la telefonía móvil, los radares, las ciencias de la computación, la balística, los rayos X, la física nuclear y la física teórica.

Murió en la absoluta pobreza, su altar tendría una bombilla eléctrica, del diseño que él perfeccionó, un control remoto para la TV, una radio FM, una bobina Tesla, for the lulz y telegramas de sus amigos.

4.Ray Bradbury

Ray nos dejó este mes de junio. Autor de las obras Crónicas marcianas y Fahrenheit 451. Su legado en el ramo literario y geek es inmesurable, a la altura de grandes como Arthur C. Clarke o Isaac Asimov. Sin embargo sus novelas fuera del terreno de la ciencia ficción también resultan entrañables, tal es el caso de El Vino del Estío. Era un genio, que tristemente fue encasillado, pero siempre querido y respetado por el gremio. En su altar habría fotos de infancia, una licencia de conducir (que nunca pudo obtener una), una máquina de escribir y muchos libros de pulp.

Dato de trivia: Existe en el universo un asteroide que fue bautizado con el nombre de este autor, para rendirle tributo.

3.Jim Henson

Fallecido en mayo de 1990, toda la generación de chicos de treintaytantos años le debe su niñez a este geek. Con sus muppets y su sello en Sesame Street. Volvió cool los títeres cuando a nadie le importaban, creó personajes que hasta la fecha nos acompañan, desde la Rana Kermit hasta el maestro Yoda de Star Wars. En vida era un hombre sencillo, de hecho murió por una neumonía que no se quiso tratar a tiempo por no molestar a sus allegados.

¿Recuerdan el tributo que le hizo Google? o ese dibujo que hicieron los amigos de Disney, con Mickey Mouse consolando a devastado Kermit. Su altar debería tener al menos ese boceto, y un banjo, todos sus muppets, pantalones acampanados, música de Willie Nelson...

2.Hugh Everett III

Tal vez el más desconocido de esta lista pero uno de los científicos más influyentes para la cultura popular contemporánea y la música. Sus estudios sobre física cuántica fueron totalmente menospreciados durante su juventud, a grado tal que fue tildado de ridículo al crear durante su doctorado la primer teoría sobre universos paralelos de la historia.

Posteriormente los amantes de la ciencia ficción descubrieron los conceptos de Everett y desde entonces los han replicado en un montón de piezas de literatura, cine y televisión. Star Trek, Back to the Future, Quantum Leap, Looper, todo Marvel y DC Comics. La lista a esta altura es casi interminable, prácticamente no hay historia sobre viaje en el tiempo que no tome conceptos creados por Everett. Murió en 1982 sin conocer el grado de su legado, que ha derivado en conceptos tan líricos como la inmortalidad cuántica.

Le sobrevive su hijo, Mark Oliver Everett, frontman del grupo de rock Eels, donde ha intentado a través de su música comprobar y reproducir la teoría de universos de su padre. La obra indispensable para conocer un poco más sobre todo ésto es el Documental de la BBC de Londres Parallel Worlds, Parallel Lives.

Las ofrendas de su altar incluirían una pipa, libros de Einstein, música clásica, de la que era fan y un retrato de su familia, que fue lo más importante para él una vez que fue segregado del gremio científico.

1.Steve Jobs

Yo nunca fui un devoto de Steve Jobs, sin embargo, a un año de su partida ya nos resulta más que inevitable el peso de su ausencia, era un rockstar, un engreído y tantito chapucero, pero también un genio, un tipo que pisó el acelerador y movió a una generación (y una industria entera) a un paso más allá de lo que se creía concebible. Ahora sin él, entre tanto gadget y anuncio desquiciado todos en ese campo lucen como niños perdidos, sin norte.

Jobs tiene un legado y esta visión única que al menos inspiraba confianza en que el futuro sería un mejor lugar y más accesible. Era también un badass imperfecto pero joder, claro que es el primer lugar de la lista. Él nos hizo pensar diferente.

Su altar tendría todos sus gadgets, un android para que lo destruya a placer, la discografía completa de Bob Dylan y todos las bandas de las que era fan en un iPod, un poquito de LSD, por los viejos tiempos y la carta que le escribió Bill Gates.

Bonus Track: George Lucas

Después de lo que hizo al venderle Lucasfilm (y todo el imperio Star Wars) a Disney, el señor Lucas corre serio peligro de que algún fan enardecido decida decapitarlo con un sable láser. Mientras que para otro segmento del fandom el buen George murió en el momento mismo que firmó ese acuerdo para ceder toda su obra. En cualquiera de los casos su altar tal vez sería lapidado...

Helos ahí, debe haber más que se nos pasaron, ¿Cuáles se les ocurren?


Fotos: Sain Story, The Clinic, Códigos NewsVitaminas para el éxito, Apple Weblog y Comicbook movies