Rodrigo Osornio diseñó este artefacto que amplifica el sonido del iPad y cuyo diseño recuerda al de los antiguos fonógrafos, sólo que con un toque minimalista. Megafon es capaz de conseguir un sonido más potente mientras ahorra energía, pues consta sólo de una base y un megáfono, de modo que no es necesario conectarlo a la corriente eléctrica ni necesita baterías.

Siempre son interesantes los objetos contemporáneos que reproducen la función o el diseño de otros más antiguos: se basan en lo elemental pero son aptos para funcionar con los gadgets de estos tiempos. Por eso Megafon es atractivo. No sólo ofrece la ventaja de ahorrar energía y amplificar el sonido sin mayores artificios, sino que tiene un buen aspecto: es blanco, limpio, sin mayores pretensiones. Y, sobre todo, es útil. El sonido del iPad no basta por sí mismo, para escuchar música y obtener un sonido de calidad aceptable, necesitamos altavoces o auriculares, pero con este sencillo artefacto el sonido queda amplificado y logra mayores alcances.

Además, Megafon puede ser usado con otras tabletas. No sabemos cuál sea su precio ni cómo sea el procedimiento para obtenerlo, en caso de que alguien esté interesado. Supongo que será cosa de ponerse en contacto con el diseñador, quien dio a conocer su concepto desde su sitio web. De hecho, Osornio cuenta con otros diseños: un frasco para loción, un librero-escritorio y una serie de vasos de cerámica que imitan la forma de vasos desechables aplastados (nada interesantes, para mi gusto). Definitivamente, Megafon es su mayor acierto.

De todos modos, si lo que queremos es que el iPad suene lo suficiente como para hacer retumbar las ventanas, siempre podemos conectarla a un aparato de sonido convencional, con un buen amplificador. Pero, para ocasiones que planteen menos requerimientos (como un día de campo, por ejemplo), el pequeño amplificador de Osornio funciona bastante bien.