Huang Mei-yu y Yu Ya-ting son dos taiwanesas que celebraron su enlace matrimonial el fin de semana pasado, en una ceremonia tradicional budista. Aunque su unión todavía no es reconocida por el gobierno de su país, el acontecimiento es un símbolo del derecho a la unión entre parejas homosexuales en Asia y el mundo. Aquí las fotos de esta primera boda lésbico-budista en la historia de Taiwán.

Huang Mei-yu (izquierda) y Yu Ya-ting (derecha) han estado juntas desde hace siete años. El pasado 11 de agosto se casaron en una ceremonia budista, en Taiwán, un lugar donde el matrimonio entre personas del mismo sexo no es reconocido por la ley, aun cuando gran parte de los taiwaneses acepta la homosexualidad. Las novias iban vestidas con velos iguales e intercambiaron abalorios como símbolo de su compromiso, en una ceremonia dirigida por el maestro Shih Chao-hwei, quien mostró su apoyo a las chicas: "Tengo la certeza de que buscarán juntas una vida de felicidad, especialmente después de que han pasado por tantas dificultades y tanta discriminación", dijo. Entre los budistas, existen diversas opiniones en torno al matrimonio gay. Sin embargo, la mayoría de los líderes espirituales budistas no condena la homosexualidad, a diferencia de los católicos (a veces expertos en condenar lo que practican a escondidas, en el clóset).

Las contrayentes explicaron a los medios de comunicación su esperanza en que la difusión de su enlace motive a los taiwaneses a manifestarse a favor de los derechos civiles de los homosexuales. Tengamos en cuenta que, en Taiwán, el 80 por ciento de la población practica esta religión. Por otra parte, el acontecimiento se da un año después de una boda masiva en que participaron 80 parejas de lesbianas, en un país que, desde 2003, alberga el más grande desfile del orgullo gay de Asia. El debate en torno a la legalización del matrimonio gay lleva unos 10 años en Taiwán. De aprobarse, sería el primer país asiático en reconocer este derecho.

No estoy segura de que el matrimonio sea una "institución" funcional, pero si los heterosexuales tenemos derecho a elegirlo como una opción de vida en pareja, no hay razón para que el mismo derecho se niegue a las parejas gays. Me parece inteligente y acertado que algunos budistas lo reconozcan, lo apoyen y dirijan ceremonias con la intención de hacerlo válido.

Las imágenes de la boda son bonitas. Asómense.