A todos nos ha pasado, vamos una y otra y otra y otra vez al refrigerador y ahí nos quedamos, con la puerta abierta, observando al limbo, sin nada en la mente, solo observando, buscando algo, algo que sacie nuestra, ¡vaya, ni siquiera tenemos hambre! Y la puerta abierta, la puerta del limbo, ¡ok ya! No divaguemos tanto. Les ha pasado, ¿si o si? Pues, ¡muy mal muchachitos! ¿Saben la cantidad de energía que gastan?

La mascota Fridgezoo nos va a recordar esto, ya que ha venido directamente del ártico para vivir en nuestros refrigeradores. Ya saben, el calentamiento global está haciendo que las especies busquen nuevos espacios para vivir y creen que nuestro frigorífico es la mejor opción.

Solo hay que poner a Fridgezoo en nuestro refrigerador y nos recibirá amablemente cuando abramos la puerta de él pero ¡ay de nosotros que se nos ocurra quedarnos mucho tiempo con la puerta abierta por que inmediatamente comenzará a quejarse! Es que no es un secreto que a estos helados animales no les gusta ni tantito el calor y el frío se sale señores, se escapa por la puerta. Este oso polar mide la mitad de un cartón de leche, así que no se preocupen, las cervezas cabrán sin ningún problema de robo de espacio.

Aunque ahora es una mascota, este pequeño oso u osa, ya que las dos especies están disponibles, puede ser una buena forma de no gastar tanta energía en nuestros hogares. Muchas veces no nos damos cuenta que en verdad puede llegar a ser un gran gasto estar abriendo y cerrando las puertas de la heladera y a parte dejarlas tanto tiempo abiertas. El Fridgezoo está disponible por USD$15.99 en el sitio de Thing Geek y es una cosa tierna y a parte un buen aliado para el refrigerador. Hasta a los que estamos a régimen que andamos rondando el refrigerador puede llamarnos la atención de andar perdiendo tiempo y energía en la cocina. ¿Se harían de uno de estos ositos?