Zhao Liping, diseñador japonés, muy freak, se ha inventado una lámpara blanca bastante peculiar con forma de nube. El diseño de la misma hace que la luz que emita parezca un pelín más compacta, como de coña.

El estilo es muy sencillo, bastante minimalista. Con un pie largo y fino. Lo normal, por la temática y demás, es utilizarlo en la típica habitación de los niños, pero Liping apuesta también por sitios más serios.

La verdad es que recomiendo meterse en la página del diseñador porque tiene cosas bastante buenas. La lámpara en concreto también la tienen de techo, que da aún más la sensación de ser de verdad.

Un metro y medio de pie, una base como de dibujos animados y todo detalle minuciosamente cuidado. Hasta el tirador. Todo en blanco.

Por lo visto, según el autor, la lámpara está inspirada en un poema de Xu Zhimo.

Hemos visto más lámparas aquí en Monkeyzen, por ejemplo, la lámpara polea de Paul Bernier y Joëlle Thibault, hechas a partir de cartuchos de tinta y hasta de negativos de 35 mm.