Pasado el mal trago de Sudáfrica 2010, la selección de fútbol de Inglaterra se encamina a su nuevo desafío, la Eurocopa 2012. Para comenzar con nuevos bríos, el pasado 3 de septiembre estrenó nueva camiseta oficial en el partido debut ante Bulgaria en el Estadio Wembley. El nuevo modelo, basado en los principios del Tailored (adaptada al cuerpo) al igual que las anteriores England Home (blanca) y England Away (roja), utiliza lo último en tecnología y apela a los iconos culturales del país. Para ello, convocaron a Peter Saville, el reconocido diseñador del sello Factory Records, que realizó las tapas de los discos de Joy Division y New Order, entre muchas otras.

Para la nueva camiseta, parte de un kit de fútbol completo de la firma Umbro, Saville desarrolló un nuevo concepto inspirado en la idea del tejido cultural por un lado, y la cruz de St. George (la de la bandera) por otro, que forma parte del género en cuatro colores diferentes: rojo, azul y verde, y la mezcla de estos tres que convergen en un llamativo púrpura. Pero si bien era esperable que la elección del diseñador desembocara en algo más que unas cuantas rayas verticales, la nueva camiseta desató una encendida polémica entre los fans del fútbol, la música e incluso el diseño.

Minimalista a la distancia, la camiseta blanca lleva el escudo de Inglaterra arriba en lado izquierdo y el signo de Umbro a la derecha. Las cruces, en cambio, buscan "representar la diversa naturaleza de la sociedad inglesa moderna", según el propio Saville.

Pero la reacción ante la nueva camiseta, desde que se dio a conocer durante la misma semana del partido, fue contundente y, en general, negativa. La gráfica de Saville fue descrita como confeti, cuando no que parecía que el futbolista tenía caspa, o que el estampado era invisible a pocos metros, entre otros improperios.

Pero algunos medios se encargaron de ir a las fuentes, a consultar a su diseñador cómo había sido el proceso creativo que lo llevó a elegir esos elementos para construir algo cercano a la identidad cultural y deportiva del país que vio nacer el deporte. Y Saville aseguró que fue unos de los trabajos más "potentes" que realizó en toda su carrera; que tuvo "unos pocos días, no más que un fin de semana largo" para presentar una serie de propuestas, lo que hizo con la ayuda de sus colaboradores Paul Barnes y Matthew Robertson, diseñador y autor del libro de Factory Records.

Para presentar la colección, la firma de indumentaria deportiva eligió a varios de los jóvenes talentos del fútbol inglés: junto a nombres consagrados como Rooney y Joe Hart, están Jade Bailey, una de las promesas del fútbol femenino de Inglaterra, y Eric Dier, un adolescente que juega en Portugal. Juntos, interpretan la idea de lo que significa ser inglés.

Fila superior: Joe Hart, Adam Johnson, Eric Dier, Jade Bailey, Saido Berahino, Thomas Cruise; Fila inferior: Jack Wilshere, Fern Whelan, Wayne Rooney, Wickham Connor y Theo Walcott)

Vía Creative Review/ Umbro blog / Designboom.