Los libros pop-up son la diversión de cualquier niño y una manera sencilla de que empiecen a leer, ya que el hecho de que un simple libro plano se convierte en 3D con solo girar la página parece magia.

Pero este concepto no se utiliza solamente en los libros infantiles, existen algunas propuestas muy divertidas relacionadas con el diseño, la tecnología y la investigación que pueden sorprender a cualquier persona. Además, con la progresión del libro electrónico, hay que dar un valor añadido al ejemplar para que la industria no pierda terreno.

Uno de los más frikis pero no menos interesante es el libro ilustrado y en 3D del Gran Colisionador de Hadrones de Ginebra, una manera muy gráfica y fácil de entender como funciona un aparato tan complicado como un accelerador y colisionador de partículas. Está creado por Emma Sanders y Anton Radevsky’s y lo podéis comprar en Amazon por 25 dólares.

Otro ejemplo es este libro pop-up interactivo, con ilustraciones en tres dimensiones, luces y sonido. Se trata de Electronic Popables de Jie Qi y no solo sacará la sonrisa de los más pequeños sino también dejará sorprendido a los mayores.

El que me resulta más divertido es Popville, un libro que explica la evolución de una ciudad, desde que era terreno rural hasta la invasión de los rascacielos. Una propuesta de diseño gráfico entrañable para explicar el desarrollo de una urbe.

Y no me gustaría terminar esta entrada sin enseñar una proeza realizada con piezas de Lego. Se trata de una caja pop-up que se convierte en un templo japonés. Sin duda se trata de una obra de arte digna de exponer en cualquier museo.

<

p style="text-align: center;">