Hoy alrededor del mundo se celebra el Día de la Tierra, un día que tiene como objetivo crear conciencia a los problemas de la contaminación, la conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales para proteger al planeta. Los cambios climáticos que son resultado de diferentes acciones nocivas que los humanos hemos infringido sobre la tierra (léase contaminación atmosférica, deforestación, etc.) han traído consecuencias gravísimas, que como es costumbre, han afectado a los grupos mas vulnerables. En promedio, 36 millones de personas mueren cada año como resultado directo o indirecto de la mala nutrición, ésta provocada por la erosión, la falta de agua, la pobreza extrema o la guerra. Con estadísticas tan elevadas, cualquier posible solución es bienvenida.

Groasis Waterboxx es una especie de maceta elaborada a partir de polipropileno que puede hacer que un árbol crezca en cualquier clima y en cualquier terreno, incluso en las áreas mas áridas del planeta. Pero, ¿cómo funciona? El agua de la lluvia y la condensación se acumulan en la cámara de la maceta, donde el agua queda atrapada. Un filamento desciende hacia la tierra desde la maceta, goteando lentamente agua al sistema radicular de la planta todos los días. A medida que la planta crece, sus raíces llegan más y más profundamente en el suelo, encontrando finalmente su fuente de agua propia. Una vez que esto sucede, la Waterboxx puede retirarse.

AquaPro (la compañía detrás de este maravilloso proyecto) probó la Waterboxx por 3 años en el desierto del Sahara. Los resultados fueron arrasadores: 90% de los árboles plantados con la Waterboxx sobrevivieron una vez que la maceta fue removida, mientras que solo el 10% de los árboles que fueron plantados de forma tradicional sobrevivieron, a pesar de que eran regados diariamente.

Por si esto no fuera suficiente, AquaPro también está haciendo una versión biodegradable de la maceta, que mientras se descompone va liberando nutrientes en el suelo. Los planes de Hoff (el hombre a la cabeza de AquaPro) son ofrecer la Waterboxx con licencia libre para cualquier fabricante. "Mi ideal es que el dispositivo está disponible a todo el mundo, en todas partes", dijo Hoff, "y mi objetivo es crear un modelo de negocio que permita a las personas de bajos recursos comprar la caja".

Cuanto amor hay en este proyecto. Lo único que me resta decir es que admiro profundamente los logros que el señor Hoff esta alcanzando a través de su dispositivo. Espero que la próxima vez que lea algo de la Weterboxx sea la noticia de su producción y distribución masiva alrededor del planeta.

Vía: New York Times