A veces nos gusta mucho la obra de un artista pero, debido al tamaño de la creación, es imposible que lo tengamos como objeto de decoración en nuestro hogar. No es el caso de estas obras en miniatura que, además de representar escenas cotidianas o catástrofes, es una forma de recordar una película clásica como Cariño, he encogido los niños.

Se trata de artistas distintos, pero los tres coinciden en utilizar personas en miniatura para desarrollar su arte. La primera propuesta es Little People de Slinkachu, en el blog podemos ver historietas con personajes explicadas en fotografías y la gracia está cuando, al final, se abre el plano de la imagen y descubrimos que el escenario es la misma calle en tamaño real. Las escenas son muy divertidas y, además, el artista ha creado el propio merchadising de Little People.

La obra de Thomas Doyle no es tan divertida pero es igual de impresionante. El artista utiliza las miniaturas para representar catástrofes o escenas inquietantes con gente corriente. El resultado es espectacular y se intensifica con la calidad fotográfica. Es una buena propuesta para decorar un rincón de nuestra casa, aunque, lamentablemente, las figuras no están en venta.

Para acabar, LBrandt tiene una tienda en Etsy donde vende sus pequeñas creaciones dentro de frascos o recipientes de vidrio. Son más sencillas pero mucho más asequibles.

En internet podéis encontrar figuras de personas en miniatura, por si se os ocurre representar alguna escena para decorar el hogar o hacer arte a pequeña escala.