La memorabilia provoca adicción. Nunca hace falta el buen samaritano que esté dispuesto a pagar lo que sea por un pedacito de nostalgia, y es lo que acaba de suceder el sábado, cuando subastaron el vestido que Judy Garland lució durante la adaptación cinematográfica de El mago de Oz, allá en 1939, en una puja que alcanzó la cantidad de 480 mil dólares, algo así como 370 mil Euros.

El evento tuvo lugar en Beverly Hills, donde de hecho también subastaron un pedazo del pastel de bodas del príncipe Guillermo del Reino Unido, logrando venderse en la obscena cantidad de mil 1,375 dólares. Sin embargo, cabe señalar que estas cifras son señal de que vivimos momentos de vacas flacas, este mismo evento se realizó hace un año, logrando cifras mucho más elevadas. Por ejemplo, ese 2011 se subastaron prendas de Marilyn Monroe y Audrey Hepburn en millones de dólares, e incluso otro vestido usado por Garland para los ensayos de esta misma cinta, ahí el vestido que no era el "oficial" logró venderse por 910 mil dólares, casi el doble.

Para seguir con el encanto de este tipo de eventos, el comprador del vestido, en esta edición y el año pasado se mantienen anónimos.

The Wizard of Oz es una de esas joyas del cine que jamás perderán su mito. Por la belleza del texto original, el carisma de Judy Garland, el mensaje que encierra y que a su vez se muestra como el reflejo de una era, una etapa en la historia donde había este último destello de ingenuidad y glamour, justo al borde del estallido de la segunda guerra mundial.

Estamos cada vez a menos días del estreno de Oz: The Great and Powerful, de hecho hoy acaban de lanzar su nuevo tráiler. Marzo de 2013, encierren la fecha en su calendario, la cinta promete demasiado y amenaza con revivir el espíritu de aquel clásico.

Foto: CNN