Las palabras también son negocio. Si no, ¿cómo explican el éxito de Twitter, una red social cuya principal función es decir cosas? Para algunos, no importa qué cosas sean ni cómo se digan, siempre y cuando no rebasen los 140 caracteres. Otros, en cambio, prefieren intentar ciertas posibilidades creativas. Muchas de ellas serán aprovechadas por el Twitter Fiction Festival (#twitterfiction), el primer festival de narrativa virtual en esta plataforma de microblogging. La iniciativa se propone animar a los escritores a experimentar con el formato pues, de acuerdo con la compañía, es posible que en Twitter se encuentre el futuro del género narrativo.

Twitter Fiction Festival

Ayer, en un panel celebrado en la Biblioteca Pública de Nueva York, Andrew Fitzgerald, jefe de programación editorial en Twitter, anunció el primer festival de narrativa a celebrarse en esta plataforma, un acontecimiento completamente virtual que se llevará a cabo del 28 de noviembre al 2 de diciembre. El Twitter Fiction Festival se organiza en coordinación con el equipo de Plympton, un estudio de literatura que explota la narrativa en serie y sus opciones en la red ("Ficción en serie para lectores digitales", es su eslogan).

Según Fitzgerald, el objetivo del festival es, además de la experimentación creativa, modificar la idea de la gente con respecto a los contenidos en Twitter. De hecho, antes de anunciar el festival, Fitzgerald presentó un ponencia llamada "Twitter es para contar historias", y mencionó varios ejemplos de tuiteros que intentan tramas en 140 caracteres y que incluso experimentan con tuits por entregas, hashtags, cuentas paralelas, juegos lingüísticos y otros recursos.

En la ponencia también se mencionó que, todos los días, se publican unos 400 millones de tuits. En cantidad, eso podría equivaler a 80 mil novelas, diariamente. Todos sabemos que cantidad no es calidad, y que para hablar de narrativa tenemos que considerar ciertas intenciones, ciertos elementos básicos, por lo que esos números sólo representan una hipérbole llamativa. Sin embargo, Fitzgerald aprovechó el dato para anunciar el festival, para convocar al público a "romper límites":

Twitter quiere invitar a la gente a salir de sus fronteras y comenzar a construir nuevas estructuras. Así que les pedimos que lo hagan, que se decidan a formar parte del futuro de la narrativa.

Twitter Fiction Festival, panel

Para participar en el Twitter Fiction Festival, hay que llenar un formulario de propuestas, lanzado ayer, que estará disponible hasta el 15 de noviembre. Es necesario especificar nombre, tendencias tuiteras y una propuesta determinada: qué historia contar, cómo contarla, cómo abordar creativamente fórmulas que ya existen en Twitter o cómo generar otras, qué cuentas de Twitter se usan por lo regular, además de un ejemplo de lo propuesto. Las mejores ideas serán publicadas durante el festival, aunque no se menciona todavía cuál será la dinámica. Las propuestas de los tuiteros seleccionados y la agenda del festival serán anunciadas el 19 de noviembre.

Como el formulario existe sólo en lengua inglesa, asumo que sólo podrán participar anglotuiteantes. En inglés, sigo a pocos tuiteros de a pie, pero me queda claro que los usuarios hispanohablantes llevan mucho tiempo contando historias, microrrelatos en 140 caracteres, enunciados narrativos que a veces clasifican con el hashtag de #cuentuitos y que resultan lamentables en su mayoría, aunque no se puede negar que también hay casos muy interesantes: no sé quién dijo una vez que Twitter es un basurero en donde, de repente, es posible encontrar joyas ocultas entre el mugrerío (de seguro lo leí en un tuit).

Y es cierto. Sin embargo, ¿no les parece una exageración describir el festival como un salto al "futuro de la narrativa"? Porque la narrativa sabe aprovechar los formatos disponibles (y de alguna manera está obligada a hacerlo), un hecho que de por sí nos parece atractivo (mientras más posibilidades, mejor). Pero hablar del futuro de la narrativa me suena a decir que la forma de escribir cuentos y novelas va a cambiar, para siempre, y que gracias a Twitter ese cambio definitivo está comenzando, ahora mismo, por obra de los polvos mágicos que Twitter y su festival rociaron sobre nuestros cerebros. De lo contrario, el futuro de la narrativa sería muy similar al presente y no valdría la pena anunciarlo con bombos y platillos.

Celebro la iniciativa del festival, claro que sí, pero creo que los cambios en el panorama no serán tan radicales. Es decir: creo firmemente en la experimentación, y no dudo que en Twitter y otras redes sociales se pueda intentar estilos novedosos, pero los cuentos, tal y como los conocemos, nunca perderán vigencia. El "futuro de la narrativa", en todo caso, exige la coexistencia de ambos formatos, lo cual me parece más lógico, y también más esperanzador.