Tunnel of Love es una instalación de arte y arquitectura realizada por Vollaerszwart, un estudio holandés de diseño. Para muchos, podría representar una visita obligada en San Valentín, pero no fue construido para esos efectos, sino para el festival Glow de Eindhoven (Países Bajos), que se celebra cada año en noviembre. Lo que generalmente funciona como un pasaje de ciclistas, se convierte durante siete días en un túnel del amor y los buenos sentimientos. Por lo menos en teoría.

Básicamente, el Tunnel of Love de Vollaerszwart es un pasaje oscuro que fue iluminado mediante corazones rojos brillantes. Lo curioso es que algunos de ellos están hechos de papel y que en total suman miles. Estos corazones son puntos luminosos distribuidos entre las paredes, el techo y el piso, como si formaran constelaciones. El resultado es un brillo cálido que resulta divertido e incluso emocionante, según testimonios del público.

Los creativos de Vollaerszwart mencionan al respecto: "El espacio público es la plataforma ideal para un diseño como éste, centrado en la interacción que sucede entre la arquitectura, la gente, lo funcional y el ambiente creado en un determinado lugar". Así, el Tunnel of Love contó con la plataforma de un túnel que ya existía y que es generalmente usado por los ciclistas de la ciudad. Por un corto tiempo, deja de ser un pasaje de ciclistas para convertirse en un túnel lleno de corazones brillantes y, se espera, buenas vibras. La idea es que los visitantes se contagien de sentimientos positivos al transitar por el túnel, aunque eso nunca puede garantizarse, a pesar de que las intenciones sean las mejores.

Ésta es sólo una de las instalaciones del festival Glow, año tras año se da a la tarea de reunir las mejores propuestas de arte, arquitectura y diseño, relacionadas con el hombre y su forma de intervenir la luz artificial. Será inaugurado el 10 de noviembre y durará siete días. ¿Quién dijo yo para visitar este túnel y los demás atractivos del festival?

Fotos: designartnews.com, Archikey, SkycraperCity