¿Te gusta visitar museos o prefieres invertir tu tiempo de otras maneras? Si no eres muy de museos, tal vez el concepto de éste pueda interesarte. Se encuentra en Brooklyn, Nueva York, y cambia un poco la idea de la típica sala de exhibiciones. En lugar de estar basado en paredes inmaculadas que muestran piezas de arte, se vale de las calles: arte callejero en su estado más puro, o algo así. Por lo tanto, para visitar el Street Museum of Art (SMoA), hay que tomar la calle. Este nuevo museo exhibe trabajos de grafiti y otras manifestaciones de arte público, de manera que la colección siempre está en crecimiento y cambia constantemente.

En lugar de pagar y hacer largas filas para el ingreso (como sucede en otros museos de Nueva York), el SMoA es gratuito y está abierto las 24 horas del día, los 7 días de la semana. La primera muestra, In Plain Sight, fue oficialmente inaugurada y llega dispuesta a dejarse ver por los neoyorquinos. Ese tipo de arte que existe, a veces en contra de la voluntad de algunos, y en el que no reparamos por las prisas o el ensimismamiento. No sería lógico que una exposición como ésta ocurriera en una galería inmaculada: la calle es el entorno al que pertenece, y por lo tanto es ahí donde se revela al público.

Cada pieza ha sido estratégicamente posicionada por los artistas, escondida a simple vista y provocando a quienes se detengan a mirarla. La exposición invita a los visitantes a redescrubir esta ciudad a través de la perspectiva del artista callejero, a prestar atención especial al cemento húmedo de las aceras, los tejados de los edificios industriales o las fachadas de las casas en que vive la gente. Por un momento, a partir de esta experiencia, el Street Museum of Art convierte la ciudad en el lienzo ideal.

No se trata sólo de visitar la calle y contemplar sus muros grafiteados: las obras aparecen acompañadas de fichas técnicas y textos que explican el trabajo de los artistas. Es decir que el SMoA es un museo de verdad. No habría sido lógico mostrar semejantes piezas en otro entorno.