Pareciera que PETA (People for the Ethical Treatment of Animals), llegó un poco tarde a la fiesta. En una nota que podría ser sacada del año 2002. Los muchachos de este organismo acaban de anunciar orgullosos el lanzamiento de un videojuego de parodia programado por ellos y que trata sobre Pokémon.

PETA lanza una versión de Pokemon donde atacas humanos, porque torturar animales es malo

Sí, esa franquicia japonesa que estaba tan de moda hace diez años. Pues siguiendo esta ola, que ha distinguido últimamente a PETA, se dieron cuenta de que eso que hacen los entrenadores Pokémon a lo largo del videojuego y el anime no es nada mas que maltrato animal. Entonces en su versión personal, didáctica y políticamente correcta del juego ahora los pequeños monstruos atacan a sus entrenadores, para librarse de su yugo.

De manera que Pikachu puede electrocutar a un niño de diez años, porque el maltrato a los animales es malo, muy malo.

"Juegos como Pokémon manda a los niños el mensaje equivocado, acerca de que explotar y abusar de aquellos que no pueden defenderse es algo aceptable, cuando nunca lo será. Con nuestra versión Pokémon Black and blue los niños podrán experimentar el gran sentimiento que viene cuando salvas a otros de ser lastimados."

Es lo que señala Joel Bartlett, Director de Marketing e Innovación de PETA. Tal vez sus declaraciones podrán sonar a un gran WTF, pero en realidad en su versión del juego los pokemones también tienen poderes de "afecto" por lo que podrás lanzarle abrazos cariñosos al insensible humano contra el que luchas.

PETA lanza una versión de Pokemon donde atacas humanos, porque torturar animales es malo

Esta onda de PETA con los juegos de video no es nueva, hace unos meses ya habían lanzado una versión de Super Mario Bros donde un mapache podía ponerle una paliza al rechoncho plomero, ya que está mal que Mario use disfraces de piel de mapache para poder volar. Ya sé que puede sonar como un disparate. pero los juegos son... interesantes de probar:

Si tu navegador no te permite visualizarlo apropiadamente entra acá.

Fotos: PETA