Las colonias vienen en frascos, ¿cierto? De hecho, se llaman aguas de colonia, por lo mismo. Sin embargo, la Campfire Cologne de Antler & Co., aunque asegure ser una colonia, es más bien un conjunto de maderitas que, bajo el eslogan "Respect the beard", se proponen reproducir el aroma rústico del cortador de leña, el campista o el guardabosques. Se trata, más que nada, de un producto con sentido del humor. Es tan de broma que muchos querrán tenerlo.

Si existen perfumes con olor a libro, ¿por qué no crear uno que huela a leña humeante? Campfire Cologne no es una colonia en sí sino un kit impregnador de olores. La idea es usar las maderitas que vienen en la caja para generar humo, y luego, con ayuda de las manos, hacer que ese humo llegue al cuerpo y, sobre todo, a las barbas, que son las verdaderas protagonistas de este concepto. El movimiento de las manos es indispensable para lograr el aroma deseado. El video que encontrarán abajo lo explica con claridad y, además, en la parte trasera de la caja se puntualizan los pasos que el aspirante a leñador debe seguir al pie de la letra para lograr óptimos resultados.

Quién quita y algunos de esos chicos guapos que se perfuman con Dior y Calvin Klein, muy en el fondo, tienen ganas de oler a parrillada. Se puede fundirse con la naturaleza, incluso si se está encerrado en la oficina. Se recomienda no pasar por alto el detalle de la barba, que es indispensable, y mientras más larga, mejor.

El estilo de vida urbano pone cada vez más impedimientos para experimentar la libertad en el campo y todas esas cosas, así que Campfire Cologne representa una solución contemporánea para todos aquellos que no tienen la oportunidad de encender fogatas y quedar oliendo a leña durante horas, para quienes aspiran a sentirse leñadores de tiempo completo.