Cada vez nos encontramos con más propuestas de muebles de cartón. Representan una solución más o menos amigable con el medio ambiente, pues suelen estar hechos de material reciclado, y son funcionales y vistosos. Sus fabricantes garantizan que también son resistentes y ligeros; tanto que hasta podemos encontrar casas para mascotas. La marca japonesa Tsuchinoco Kids cuenta con una atractiva colección de muebles para niños y juguetes de gran formato, hechos precisamente de cartón. No se la pierdan.

Imaginen que tienen cinco años y sus papás les regalan un tractor de cartón que es más grande que ustedes y al que pueden trepar si quieren conducirlo, para después descender por una resbaladilla. Yo, que dejé de tener cinco años hace mucho, mucho tiempo, estoy fascinada con la idea. El nombre de este artefacto es Bob y es uno de mis favoritos en la lista de juguetes y muebles de Tsuchinoco Kids.

Además del tractor Bob, hay una casita con dos puertas (una del tamaño de los pequeños inquilinos y otra del tamaño de sus muñecos), un caballito que se balancea, un juego compuesto por mesa y taburetes, un escritorio en forma de camión, un corral, algunos estantes, un perchero y hasta una mesa para adultos. Todo de cartón.

Tsuchinoco, casita Prairie

Todos los diseños de la marca corren a cargo de Masahiro Minami. No sé si sea hombre o mujer, pero tiene buenas ideas y ha sabido materializarlas. Esta persona nació en 1978 en Osaka, ha ganado muchos premios y su currículo reúne colaboraciones en diversos proyectos.

Además de lo monos que están estos objetos, hay que mencionar lo bien que funcionan los niños de las fotos. Yo, que soy intolerante a la infancia (un poco porque su predisposición a los juguetes me provoca envidia), cambiaría de mil amores a mis vecinitos gritones por estos niños japoneses.