Cualquier serie de televisión que se precie de tener una base sólida de seguidores debe ofrecer también un colección respetable de objetos de memorabilia alusiva a la propia serie y sus personajes, para que los alegres fanáticos adquieran ese detalle peculiar y extravagante que es a su vez una declaración de identidad y pertenencia. En este caso, por ejemplo, hablamos de un libro de cocina inspirado en True Blood que deberías tener.

Yo soy una de esas personas que le tomó cariño a la serie única y exclusivamente porque en su adaptación estuvo involucrado Alan Ball, el creador de Six Feet Under, una de las historias más entrañables que haya visto la televisión en toda su historia. De manera tal que ver su nueva propuesta me resultó una experiencia, digamos, peculiar. Le perdí un poco de cariño e interés cuando comenzaron a meter estos elementos de fantasía.

Pero algo que hay que reconocerle al muchacho es que logró concebir un mundo que a pesar de los vampiros y hadas se antoja relativamente socialmente verosímil para nuestra actualidad. Creo que esto lo logra gracias a su fijación en los pequeños detalles, esos pequeños cachitos de lo real y cotidiano que interactúan con toda esa ficción. Uno de ellos es la comida y bebida, que se muestran ahí, discretamente, como parte de la cultura y rituales de la región sur de los Estados Unidos.

De manera tal que True Blood: Eats, Drinks and Bites from Bon Temps es un recetario de cocina de estilo Cajun, creado por el chef Marcelle Bienvenu, donde nos comparte 85 platillos distintivos de la cocina habitual de la zona sur de la unión americana. Lo divertido aquí es que cada alimento tiene un pequeño giro sobrenatural y alusivo a la serie, por lo cual entre las páginas del libro encontrarás las indicaciones para preparar unos "huevos con estacas", acompañado de breves notas "redactadas" por los personajes de la serie hablando de los platillos.

Son 224 páginas a color, con fotografías exclusivas de la serie y un precio guapo de 30.95 dólares. Vale la pena darle una mordida. ¿Captan el chiste malo? Mordida, vampiros... Ok.

Fotos: Geek Alerts