La semana pasada, cuando les contábamos acerca de lo más relevante de la Semana de la Moda en Nueva York, decíamos que este año la presencia de las redes sociales había sido más notoria que nunca, y que Topshop, Pierre Balmain, Lacoste y otras marcas contaban con sistemas en línea para compartir impresiones sobre las pasarelas. El sistema de Topshop incluso va más allá, pues permite que sus clientes personalicen y compren atuendos, a partir de lo que se vio en el desfile. La marca se asoció con Facebook y desarrolló esta experiencia digital que nos involucra con el espectáculo y, de alguna manera, pone el control de los looks en nuestras manos.

Desde que existe la internet, la relación del mundo con la moda es más cercana y, sobre todo, más rápida: es más fácil enterarse de las tendencias, de las propuestas, elegir entre la gran cantidad de posibilidades que vemos todos los días en la pantalla. Pinterest y Tumblr son cúmulos de inspiración para nuestros looks de todos los días, y gracias a Facebook y Twitter nos mantenemos al tanto de las noticias de los sitios especializados en moda que nos gustan.

A partir de esta realidad mediatizada, Topshop aprovechó para permitir que sus fans en Facebook personalizaran las pasarelas de las Semanas de la Moda de Nueva York y Londres. Así, la colección primavera verano 2013 de la marca ha contado con la participación del público. El Topshop Unique Show fue transmitido mediante livestream, e hizo posible hacer clic en un botón para cambiar colores de prendas y accesorios, retroalimentar el maquillaje de las modelos, descargar la música del desfile e incluso armar selecciones con sus looks favoritos y compartirlas con los contactos. Al mismo tiempo, los usuarios que interactuaban con la pasarela podían ordenar por adelantado la mercancía, para recibirla tres meses después.

La estrategia es muy inteligente, perfecta para conectar al público con las propuestas de la marca, y sumamente divertida. Además, va más allá de la ropa. Absolutamente cool.

Fotos: NBC, Glamour Exclusive