Hace casi un año, las redes sociales se llenaban de tuits y enlaces relacionados con el fallecimiento de Steve Jobs. Ahora, que comienzan los homenajes para conmemorar el primer aniversario de su muerte, se prepara una estatua que habrá de mostrarse en el famoso Museo de Cera Madame Tussaud de Hong Kong. La figura será revelada mañana 27 de septiembre (y no el 5 de octubre, que fue cuando el fundador de Apple murió) y mostrará a un Jobs relajado, con un cuello de tortuga negro y unos Levi's 501.

Steve Jobs, figura de cera

Para realizar la figura, los expertos del museo se basaron en aquella foto que apareció en la portada de la revista Fortune en 2008, así que su aspecto será muy parecido al que tuvo durante los últimos años de su vida: menos cercano a Ashton Kutcher y más a la forma en que lo recordamos: poco pelo, lentes Lunor, tenis New Balance, jeans y camiseta negra de cuello alto.

Ya saben que los artesanos que trabajan con figuras de cera siempre hablan de lo meticuloso de su trabajo, de lo complicado del proceso. Esta vez, se dice sobre todo que cada uno de los cabellos del Jobs de cera fue colocado de manera individual (menos mal que no eran tantos) y que el iris de cada ojo fue pintado a mano. Todo fue pintado a mano, lo tenemos claro, pero a ellos les gusta subrayarlo y a algunos de nosotros, escuchar que lo repitan una y otra vez.

Esta versión en cera de Steve Jobs estará a la vista del públcio, en el Museo Madamm Tussaud de Hong Kong, a partir de mañana. Los habitantes de dicha ciudad podrán verlo hasta el 26 de noviembre, pues en esa fecha la figura iniciará un recorrido por otras ciudades asiáticas.

Jobs merece los homenajes, claro. Pero las estatuas de cera siempre me han parecido tristes. Y feas. Y no me importa qué tan minuciosa haya sido su realización. En fin... Cada quien sus medios pedestres de practicar las devociones.

Steve Jobs, revista Fortune

Portada de Fortune: ThoughtTech