¿Recuerdan a los Rich Kids of Instagram? Esa página de tumblr que se dedicaba a documentar (o presumir) el lujoso estilo de vida de algunos de los niños más obscenamente ricos del mundo. Pues ellos no son los únicos que comparten el derroche de su billetera con estilo, no, ahora hasta las mascotas felinas de los ricos tienen una sitio que también da fe de su opulencia, el nombre del sitio es, obviamente, Rich cats of instagram.

Gatos con bolsos Louis Vuitton, portando coronas o piezas de joyería exclusiva, durmiendo sobre sillas imperiales, con trabajos de pedicura en las garras, dueños de pequeños palacetes diseñados a escala de grandes monumentos, son sólo algunas de las cosas que nos podemos encontrar en esa galería de los excesos. Sin embargo, por algún motivo, lo que sería insufrible de ver con niños o adultos aquí resulta encantador y hasta adorable si los protagonistas de tanto exceso son unos inofensivos (y muy afortunados) gatitos.

El hype de este sitio se ha vuelto tan grande que ya dejó muy atrás a su antecesor, convirtiéndose en la sensación del momento. Creo que yo que el secreto de este éxito se encuentra en los infalibles elementos de su fórmula, que tienen todas las cualidades potenciales para convertir este chiste breve en un meme viral:

  • Gatitos
  • Cosas que todos desean
  • Sinsentido
  • Textos bobos pero graciosos
  • Filtros de Instagram
  • Más gatitos
  • Gente dispuesta a ver gatitos
  • Y más gatitos

Visitar Rich cats of instagram es una experiencia divertida, pero si nos ponemos quisquillosos hay cosas que no tienen sentido, como el gato que presuntamente bebe Dom Perignon, cuando hacerlo en realidad lo mataría, o algunas otras que rozan en la tortura animal, como esas garras limadas y pintadas con los colores más trendy de la temporada.

Aún así, mi gato tiene 4 semanas que no regresa a casa, y estoy más que dispuesto a ver este sitio con un dejo de cariño y nostalgia.

Fotos: Daily Mail Online