Barneys Nueva York tiene a los personajes de Disney en su campaña Electric Holiday, listos para debutar en el Barneys de Madison Avenue, el próximo 14 de noviembre. Entre las curiosidades que veremos en esta campaña, figura un filme acerca de "la fantasía de Minnie Mouse de asistir a la Semana de la Moda en París". Así, veremos a Mickey Mouse vestido con Balenciaga, a Minnie con Lanvin, a Goofy con Balmain y a Daisy con Dolce & Gabbana. ¿Cuál creen que sea la casa de moda más adecuada para el temperamento de Donald? ¿Qué tipo de bolso usarían Alicia y Blancanieves? Como sea, fue necesario que todos estos personajes bajaran los kilos suficientes para lucir prendas de marcas tan prestigiadas. Y quedaron espantosos, aunque muy bien vestidos, eso sí.

Me pregunto si no habría sido posible que Mickey y sus amigos usaran Prada sin quedar convertidos en fideos. Creo que hasta la cara les cambió (obvio, adquirieron la mueca del hambre, mezclada con el engreimiento). A Goofy le fue un poco mejorcito, pero aún así está irreconocible. Y más vale que nos vayamos acostumbrando, porque estos personajes, con este aspecto, serán los protagonistas de la campaña Electric Holiday 2012 de Barneys Nueva York. Con el pretexto de que Minnie Mouse siempre ha soñado con asistir a la Fashion Week de París (Minnie y la Fashion Week, háganme el favor), la campaña exhibirá una especie de pasarela con los integrantes más significativos de la familia Disney. No me pregunten si estará armada con modelos disfrazados o con animatronics vestidos con ropa costosa.

¿Qué tan cómodos creen que se sientan Minnie y compañía con su nueva talla? ¿Qué tan familiares resultarán a los niños que los idolatran, con este nuevo look? Fíjense qué curioso: personajes que fueron creados durante la Gran Depresión, en un tiempo en que la carencia adelgazaba, y que ahora se matan de hambre para poder lucir esas prendas que, otrora, ni siquiera hubieran soñado con comprar.