A nosotros nos gustan las hamacas, por lo tanto es muy probable que nuestros gatos también quieran acostarse en ellas. Cat Crib es justo eso: una hamaca (tal vez una cuna colgante) que se acomoda fácilmente en sillas u otros muebles de cuatro patas. Así, se ahorra espacio y el gato tiene una opción de descanso que no luce tan mal, como sucede con tantos muebles para mascotas.

Cat Crib, gato gris

Es muy probable que este producto no figure en páginas como Rich Cats of Instagram, pero estoy segura de que los modelos de dichas fotos estarían fascinados de posar en una cuna colgante y sin coronas de diamantes en la cabeza. Es decir, una hamaca sería un lindo regalo para nuestro gato, aunque su aspecto no sea el más lujoso del mundo.

A los gatos les gustan espacios como los que se logran con estas hamacas: quieren estar cómodos y en lugares exclusivos para ellos, y si quedan acomodados por encima del nivel del suelo, mejor. Además, son expertos en descubrir los nuevos puntos en que pueden sentirse cómodos, así que la idea de Cat Crib los hará muy felices, sobre todo porque tiene cierta movilidad, las patas y la cola del gato pueden colgar, es una alternativa que sirve lo mismo para el descanso que para el juego. Me estoy imaginando a mi gata girando de un lado a otro en una de estas hamacas, mirándome y pensando "mira qué bonita me veo cuando estoy a punto de tomar la siesta".

Cat Crib, hamaca para gatos

Esta hamaca para gatos viene en tres colores distintos, se lava con facilidad y es súper resistente (soporta incluso a los mininos más grandes y gordos). Se ordena en línea. Funciona bastante bien para casas pequeñas o departamentos: tal vez no sea muy estético colocar en la sala una cama para el gato, pero estoy segura de que con esta hamaca será suficiente. Y, si hay visitas, basta con retirarla.

Cat Crib, gato en hamaca
Cat Crib, logo

Fotos: Freshome