Debo confesar que cuando yo vi esto que les presentamos hoy pensé inmediatamente en Super Mario Kart, Rainbow Brite y Thor, principalmente en el superhéroe de Marvel, ya que si bien recordamos en el cómic cada que visita la tierra viajando desde su reino sagrado de Asgard lo hace utilizando un puente arcoíris mo-ní-si-mo. Ahora alguien tuvo la idea genial de aterrizar ese concepto fuera de la ficción y crear un espacio casi mágico aquí en la tierra.

Localizado en los límites de un barrio suburbano en Penghu, Taiwan, este puente arcoíris logra revestir asombrosamente el paisaje, convirtiendo el vecindario en un sitio mágico, cálido y lleno de imaginación. El gran acierto de esta construcción es la distribución de sus luces que se reflejan sobre el agua, creando un efecto de luz vibrante e intensa que absorbe la atención de cualquiera que pase por ahí.

El puente de medio arco contribuye a que se logre bien ese efecto visual que evoca inmediatamente a la figura de un arcoíris real. La atmósfera del lugar es única e incluso puede ser vista a muchos kilómetros de distancia. La instalación de luz es absolutamente brillante (válgame la expresión) y hace que a uno le den deseos de contar con algo así en la ciudad donde vivimos.

La mayoría de los habitantes de la zona utilizan el puente para cruzarlo (obviamente) montados en sus bicicletas, recordemos que este es un medio de transporte muy común y cotidiano en estas zonas de Asia, incluso algunos ciclistas detallan sus vehículos con luces de neón y objetos brillantes para hacer juego con el puente, mientras que otros aunque no tengan necesidad de ir al otro lado se acercan al parque que se encuentra a un costado para disfrutar la vista del paisaje solamente.

¿Ustedes qué harían?


Fotos: Fubiz net