Desde siempre hemos usado las camisetas como pequeños manifiestos portátiles, como prendas que, además de vestirnos, a veces contienen sentencias definitorias de lo que creemos ser. Ballentine's y CuteCircuit se unen para llevar las camisetas al siguiente nivel. TShirtOS es una camiseta inteligente, hecha de algodón, con pantalla LED, cámara, micrófono y altavoces, conectada a internet mediante un smartphone. ¿Qué te parece la idea de llevar tu último tuit en la camiseta?

CuteCircuit es una empresa londinense, dedicada al diseño de moda interactiva, tecnología que se lleva como prendas de vestir. Hacen vestidos luminosos o que tienen movimiento autónomo, faldas y pantalones que funcionan como pantallas. Es la compañía adecuada para desarrollar una camiseta inteligente. Aunque no están trabajando por su cuenta sino bajo el patrocionio de Ballentine's, lo que podría asegurar la realización del proyecto.

TShirtOS es una camiseta interactiva, con funciones digitales, controlada mediante una aplicación para smartphone, capaz de hacer un montón de cosas interesantes. Así, puedes personalizarla con tuits y demás actualizaciones de redes sociales, enviar fotos a Instagram, reproducir música y videos. Parece blanca, está hecha de algodón, no se ve nada mal.

Si estuviara a la venta, ¿la comprarías? ¿La ves como una prenda que te encantaría tener o te parece una exageración ociosa? De acuerdo con CuteCircuit, el proyecto se encuentra en fase de prototipo y comercializar la TShirtOS sería muy costoso. Sin embargo, mientras más demanda exista, más fácil resultará su producción y su venta al público.

Tengo mis dudas de que una camiseta como ésta llegue al mercado en un futuro inmediato. Es muy atractivo todo lo que puede hacer y tiene buen lejos (por muy interactiva que sea, es una prenda de vestir y está obligada a cumplir con esa función primordial). Pero... ¿cuánto costaría de producirse en serie?, ¿qué tan corta o larga sería su vida útil?, ¿cuáles son sus instrucciones de lavado? No puedo evitar entender la propuesta como una curiosidad, casi una estrategia publicitaria de Ballentine's, una proyección que carece de aplicación práctica y comercial en la realidad.

Fotos: Slash Gear