The Human Jukebox es un experimento socio-musical que decidieron llevar a cabo los chicos del colectivo CDZA, sí, ese mismo grupo que nos voló la cabeza en mayo cuando tocaron una versión de Niggas in Paris de Jay-Z y Kanye West, con la pequeña diferencia de que su cover era ejecutado por 7 personas en un mismo piano.

Pues ahora sólo participaron tres muchachos con una propuesta divertida y hasta didáctica. Decidieron instalarse en una calle concurrida y poner una mesa con seis frascos: Michael Jackson, Bach, Lady Gaga, más lento, más rápido y "?". Entonces de acuerdo al bote donde depositara dinero la gente sería lo que tocarían, todo sin interrupciones ni perdiendo el ritmo de la melodía. Una auténtica jukebox humana que mezcló estilos con total descaro.

Entrañable y tierno, lo primero que te preguntas es qué piezas musicales tocaran de cada autor, luego cómo sonarán en alta velocidad o con un ritmo más lento, después la curiosidad es por echar una moneda en el frasco con la interrogante, mi momento favorito es cuando de la nada sale un tipo disfrazado y los acompaña para tocar el tema de los créditos finales de Jurassic Park.

Los autores de este divertido experimento son Charles Yang en el violín, Michael Thurber en el violonchelo y Eddie Barbash en el saxofón, él es el chico dinosaurio que aparece cuando metían dinero en el jarro para la canción sorpresa.

Mi teoría es que el frasco de Bach reunió mucho dinero porque la gente adepta a la música clásica no tiene reparo en soltar las monedas (shame on me!), mientras que el frasco de canción sorpresa reunió la mayor cantidad de dinero por la curiosidad de ver con qué salían.

Todo el dinero recolectado fue donado a la asociación no lucrativa de Windspan Arts, que se encarga de dar difusión a la cultura y artes entre grupos de escasos recursos.

The Human Jukebox, un experimento musical que mezcla a Bach con Lady Gaga

Fotos: What the cool