Hay veces en que las buenas intenciones provocan que todo termine mal, muy mal. En algunos casos, como éste, incluso llega a ser cómico para los que no estamos involucrados. Sucede que hace unos días el blog del Centro de Estudios Borjanos dio cuenta de un hecho bastante peculiar.

Resulta que al darse una vuelta para inventariar las obras del Santuario de la Misericordia, una pequeña iglesia que data del siglo XVI, ubicada en la localidad de Borja, Zaragoza, se toparon con una sorpresa al encontrar que el retrato Ecce Homo, pintado sobre un muro por el artista del siglo XIX Elías García Martínez, pasó de su aspecto original que era éste:

Una mujer intenta restaurar una pintura de Cristo y la arruina como Mr. Bean

A convertirse en esto:

Una mujer intenta restaurar una pintura de Cristo y la arruina como Mr. Bean

La persona detrás del peculiar extreme makeover, según los últimos reportes, es una dulce anciana de la comunidad, que vio la pintura en mal estado y decidió retocarla para que quedara como nueva, por desgracia su pulso y talento no son como los de García Martínez y el resultado de su intervención recuerda a esa hilarante escena de la película de Mr. Bean:

Según Juan María de Ojeda, concejal de Cultura, cuando la octogenaria se dio cuenta de que la pintura no había quedado bien, ella misma dio aviso para informar el pequeño chascarrillo.

La obra en sí no era considerada patrimonio universal de la humanidad o algo así enorme, pero tenía un valor sentimental muy arraigado en la comunidad. Incluso la descendencia del artista sigue en contacto con la localidad y estaban por realizar una donación del boceto original de esa misma pintura. Ahora lo que queda es ver qué tan grande es el daño, si se tomarán o no acciones legales, pero sobre todo, averiguar si es reversible el cambio.

Por lo pronto la nota está siendo publicada en diversos sitios alrededor del mundo, la mayoría de los medios considera el hecho entre lamentable e involuntariamente cómico. El asunto es el detalle de los ojos y la sonrisa, no pueden ignorarse.

Quedó lindo pero catastrófico. Aquí les mostramos una evolución de la pintura original, su estado deteriorado y su renacimiento:

Una mujer intenta restaurar una pintura de Cristo y la arruina como Mr. Bean

Si les gustó más la nueva versión de Cristo pueden unirse al Club de fans de la sra. Cecilia, quien intentó restaurar la obra.

Fotos: Centro de Estudios Borjanos, El País y Gawker