La compañía británica OwnFone creó un teléfono móvil personalizable que sirve sólo para hacer y recibir llamadas: no conexión a internet, no fotos ni videos, no mensajes de texto. Los contactos son pocos: sólo aquellas personas que son importantes en la vida de cada usuario. Su sencillo sistema, su tamaño y su diseño lo hacen una opción ideal para los niños.

OwnFone es un teléfono recargable que cada usuario puede personalizar a su gusto. En lugar de un teclado numérico, cuenta con una superficie táctil que muestra el nombre de un número limitado de contactos, una especie de tablero elemental. El dispositivo se ordena en línea y es ahí mismo en donde se diseña. La compañía ofrece modelos para registrar 2, 4, 8 y 12 contactos a mostrarse en la carátula del teléfono. Además, se puede elegir el color, el diseño y la cantidad de tiempo aire para hablar que se desea. Para hacer una llamada, basta con oprimir el botón con el nombre del contacto. Este sistema, tan básico, funciona lo mismo para niños pequeños que para personas mayores, poco familiarizadas con las nuevas tecnologías.

En resumen, OwnFone es un dispositivo que huye de todas las posibilidades del smartphone, porque su propósito es hacer y recibir llamadas, nada más: un regreso a los básicos. Incluso si estamos apegadísimos a nuestro móvil inteligente, este telefonito puede resultar útil. En los festivales de música, por ejemplo. Es más un comodín que un sustituto. Por lo pronto, sólo puede adquirirse en el Reino Unido (por 55 libras, más el plan de llamadas que se elija). ¿Creen que la idea funcionaría también en otros países?

El siguiente video nos explica cómo se diseña y cómo funciona. El creador del concepto es bastante claro, y transmite el mensaje con ayuda de su hijo, quien parece cero entusiasmado ante la idea de personalizar lo que será su primer teléfono móvil.