Las niñas contemporáneas también juegan con casas de muñecas. Y a la mejor también uno que otro niño. ¿Por qué no optar por una versión minimalista? Se trata de que el resultado sea bonito, y que una o varias muñecas puedan coexistir en el interior (que en este caso es parecido al exterior puesto que la casa no tiene paredes ni puertas). Seguramente se verá bien en la habitación o el cuarto de juegos. Y hacerla es fácil. Aquí las instrucciones.

Casa de muñecas minimalista

Materiales

  • unos 12 m de bastidores de pino de 3 x 3 cm
  • pijas de 6 cm
  • taquetes o pernos de madera
  • pintura para madera
  • un serrucho
  • un taladro eléctrico

Instrucciones

  1. Con el serrucho, corta los bastidores de acuerdo con las siguientes medidas: 6 piezas de 750 mm de largo, cinco de 1 m de largo y cuatro de 50 cm de largo.

  2. Primero harás el gablete de la casa (es decir, las partes que forman el techo a dos aguas): corta una serie de cuatro bastidores de 75 cm y dos de 50 mm, cortando un extremo con un ángulo de 35 grados. Une las piezas como se muestra en la figura de abajo. Corta los bordes sobrantes.

  3. Taladra agujeros para los taquetes en las esquinas. Haz los hoyos un poco más pequeños que los taquetes para que éstos no queden flojos. Taladra agujeros también en los extremos de cada uno de los cinco bastidores de 1 m.

  4. Para hacer la chimenea, usa las piezas extra y ármala con las pijas. Pinta las piezas y únelas con los taquetes.

Casa de muñecas minimalista, medidas

Si te fijas, la casa es desarmable, de manera que puedes guardar las partes cuando no quieras tenerla a la vista (aunque se ve monísima) y armarla cuando vayas a usarla. Eso también la vuelve fácil de transportar.

Si yo hiciera una para mí, jamás la pintaría de azul y menos de ese azul. La mía sería amarilla o rosa, y mi muñeca de Audrey Hepburn se sentiría muy a gusto en ella. Aunque, confieso, me gustan más las casas de muñecas con techo, dos o tres pisos, mueblecitos, puertitas, ventanitas y vajillas en miniatura.