La idea de merendar en una cueva podría parecer algo medio troglodita en primera instancia, pero de algún modo, con un poco de imaginación y originalidad puede ser una experiencia extraordinariamente romántica. Hoy les compartimos un lugar que está causando sensación en Italia debido a su peculiar locación, se trata de Grotta Palazzese, un restaurante instalado dentro de una cueva.

Con una imponente vista hacia el Mar Adriático, este lugar ofrece cocina de clase (y precio) mundial que promete ser el deleite de cualquier comensal.La gruta sobre la que está construido el restaurante tiene siglos ahí, con una ubicación privilegiada, apenas unos 20 metros sobre el nivel del mar, lo que permite una visión panorámica hermosa del paisaje, con el sonido de las olas como música de fondo.

Grotta Palazzese un restaurante dentro de una cueva

El espectáculo proviene no sólo del mar, todo lo que rodea al Grotta Palazzese tiene este sabor ancestral europeo, el pueblo y las construcciones que lo rodean conservan su encanto del siglo XVIII, de hecho el propio restaurante forma parte de un hotel que también juega con este concepto, ofreciendo la oportunidad de un viaje único para vacacionar por el sur de Italia.

El refinamiento de la decoración del restaurante es exquisita y con buen gusto, entre ello y el escenario de fondo se convierte en un sitio innegablemente romántico, mezcla perfecta entre sus elementos sutiles y la armonía ruda de la naturaleza. Sin embargo si desean visitarlo deberán ir preparados y con un presupuesto decente, cada platillo tiene un costo de 100 dólares en promedio.

Por si no fuera suficiente esnobismo, la experiencia del Grotta Palazzese es en realidad algo exclusiva. El restaurante no está abierto todo el año, solamente se encuentra en servicio de mayo a octubre ya que la temporada y la marea se encargan de volver compleja la "logística" de dar un servicio sin riesgos estando tan cerca del mar.

Grotta Palazzese un restaurante dentro de una cueva

Fotos: Grotta Palazzese