El jueves pasado les traje mi lista de escritoras guapas, del siglo pasado al presente. Esta semana toca hacer un recuento similar, protagonizado por hombres de letras. En cuestiones de belleza física, de belleza en general, es difícil ponerse de acuerdo. Hay cualidades que algunos consideran atractivas y que a mí no me lo parecen tanto. Encuentro, por ejemplo, que las manos de los hombres son mucho más interesantes que sus nalgas, y la calvicie masculina no siempre me parece un defecto. Definitivamente, practicar este ejercicio con hombres fue más divertido y, en apariencia, más fácil. Sólo en apariencia: no tuve que pensarlo demasiado para ir reuniendo a los candidatos, pero la cosa se complicó cuando el conjunto creció más de lo que me esperaba. A continuación, el resultado. Independientemente de su obra o su estilo literario, estos muchachos son dignos de verse.

1. Vicente Huidobro

Santiago de Chile, 1893 - Cartagena, 1948. Uno de mis poetas favoritos, un genio. Además de brillante, era soberbio y se daba vuelo cuando hablaba de sí mismo: "soy el único poeta de este siglo", "la poesía soy yo", ese tipo de afirmaciones. Ahora imaginemos la misma jactancia, pronunciada en español chileno, qué emoción.

Foto: Archivo del Escritor

2. Jack Kerouac

Lowell, 1922 - San Petersburgo (Florida), 1969. Próximamente veremos en cine una adaptación de su novela On the Road, una especie de diario de la generación beat. Daniel Craig, el actor de The Girl With the Dragon Tattoo, me lo recuerda un poco. Kerouac era tan guapo, tan guapo, que merece no una sino dos fotos en este post.


Fotos: Marshall Matlock

3. Sam Shepard

Fort Sheridan, 1942. Estadounidense, dramaturgo, actor y músico. Lo que más me gusta de su estilo como escritor es la condición vertiginosa de sus imágenes, la desolación de sus situaciones; lo que más me gusta de su aspecto es... todo él.

Foto: Wallpaper Sea

4. Chuck Palahniuk

Pasco, 1962. Se hizo famoso desde la primera novela, Fight Club, llevada al cine por David Fincher. No creo que sea, de ninguna manera, su mejor libro. Hace poco leí una traducción del texto, bastante chambona, al español de México. La edición que conseguí incluye un ensayo introductorio, escrito por él mismo: fanfarronería efectiva y bien escrita. Se llama "Había una vez un libro": vale la pena. Y, volviendo a la belleza de Palahniuk, ese look de barbas crecidas es el que mejor le queda, qué lindo se ve.

Foto: La Revista

5. Michael Chabon

Washington DC, 1963. También estadounidense. De ascendencia judía. No me fascinan sus labios, pero no podemos negar que es guapo. Ganó el Pulitzer en 2001. Le encanta hablar de matrimonios disueltos y crisis de paternidad. No creo que esté interesado en nuestro consuelo, pero se antoja poquito ofrecérselo.

Foto: Mama Pop

6. Frédéric Beigbeder

Neuilly-sur-Seine, 1965. Francés. Ha trabajado como locutor, editor y publicista. Se dice por ahí que dos novelas suyas están siendo adaptadas al cine. Veo su foto y me digo: dios mío, ¿qué es esto?, ¿existe? Hasta me da susto, qué cejas y qué mirada.

Foto: Hell of Osi

7. José Luis Peixoto

Galveias, 1974. Dramaturgo, narrador y poeta portugués. Apuesto a que se sabe guapo. Hay fotos en que aparece sin camisa, luciendo brazo y tatuaje. Además de su aspecto, me gustan algunos de sus poemas porque carecen de intenciones sobradas y son hábiles para enunciar el estremecimiento o la belleza. Se vería más guapo sin el exceso de piercings. Y, pues sí, el tipo es un bombón.

Foto: Poesia à Mesa

8. Javier Montes

Madrid, 1976. Galansísimo, súper movido. Ganó el premio de ensayo de Anagrama con una obra llamada La ceremonia del porno. Colabora en Letras Libres, El País y otros medios importantes. Tiene los ojos ojos azules y un ángulo contundente en la quijada.

Foto: Santa Maddalena Foundation

9. Jonathan Safran Foer

Washington DC, 1977. Publicó su primera novela, Todo está iluminado, en el 2000 (o sea, muy joven). Aunque la construcción es imperfecta, los personajes resultan efectivos, sobre todo porque están muy solos. En 2005 se estrenó la versión cinematográfica, con Elijah Wood en el papel del escritor. Una actuación meritoria desde mi punto de vista. Sin embargo, Jonathan es mucho más guapo.

Foto: boston.com

10. Paolo Giordano

Turín, 1982. Tengo entendido que es físico y que luego de unos cuantos posgrados le dio por escribir. Su única novela, La soledad de los números primos, ganó el premio Strega en 2008. El texto me pareció mediocre. Estoy consciente de que influye el hecho de haber leído una traducción, pero los personajes eran lejanos, como muñecos de palitos dibujados en un cuaderno. De todos modos, tiene mucha gracia ser tan hábil para las ciencias exactas, estar guapísimo y ganar premios literarios.

Foto: Wikipedia

Tres pilones

Arthur Rimbaud: Charleville, 1854 - Marsella, 1891. El niño prodigio de los poetas malditos. Escribió entre los 15 y los 20 años y luego mandó la literatura al carajo. Más que guapo, en el tiempo del retrato estaba bonito. Es una de las pocas imágenes que sobreviven de él. Bien por su corbata mal anudada y su pelo revuelto. No lo quise incluir en la lista oficial porque no pertenece a ninguno de los dos siglos que nos ocupan.

Foto: La Tercera

Ludwig Wittgenstein: Viena, 1889 - Cambridge, 1951. Lingüista, filósofo, poseedor del enunciado y la verdad. No escribía poesía ni narrativa ni teatro, así que no cumple con los requisitos de la selección. Como era guapo, lo pongo aquí en calidad de pilón indispensable.

Foto: Deliberación

Samuel Beckett: Dublín, 1906 - París, 1989. Decido pensar en sus rasgos angulosos como un complemento insustituible para el teatro del absurdo.

Foto: Long Wharf Theatre

Estoy consciente: cuando enumeré a las escritoras me salté el apartado de los pilones; pensé en agregar las fotos de una o dos candidatas adicionales, pero me aguanté. Esta vez no pude. Los hombres me gustan más que las mujeres, ni modo. Además, es mi post de los 10 escritores más guapos y en él menciono a 13 si quiero.

¿Algún otro escritor que, de acuerdo con ustedes, merezca estar en la lista?