EOps es una marca que cada vez hace más ruido entre los amantes de la música, con sus diseños cool y la fidelidad de sonido extraordinaria en sus equipos. La gran novedad ahora es que los muchachos de esta firma decidieron hacer equipo con The Coca-Cola Company y el diseñador británico Michael Young, para darle nueva vida a las botellas plásticas de refresco que tiras a la basura, convirtiéndolas en audífonos de increíble diseño.

Los EOps NOISEZERO SPORTS+ se distinguen por su color rojo, que remite inmediatamente a nuestra bebida favorita, pero si prestamos atención a las especificaciones del modelo veremos que vale la pena adquirirlos no sólo por el capricho de su apariencia, al contrario, tienen mucho que ofrecer, con sus unidades de Alta Fidelidad en titanio de 9mm, en un dispositivo in-ear o de oído interno, con protectores a prueba de agua y sudor, así como su capacidad de sonido hasta los 110 decibeles, estos campeones ofrecen una fidelidad absoluta, al igual que un aislamiento de sonidos externos total, muy encima de los modelos similares de otras marcas.

Adicionalmente cuenta con micrófono, controles de volumen y reproducción compatibles con iPhone, iPod y iPad. Los colores del modelo están disponibles en rojo y gris oscuro, que es más discreto, incluso hay algunos accesorios Coca-Cola con ese mismo código de color, como bolsas de mensajero y camisetas, hechas también de botellas recicladas.

Nuestros amigos de Coca-Cola llevan rato enamorados de la cultura verde, sus últimas campañas publicitarias no sólo han hablado del amor y la buena onda entre los seres humanos, sino que también tienen un enfoque fuertemente concentrado en generar consciencia ecológica entre todos sus consumidores, un ejemplo de ello es la campaña de “Dale vuelta”, que lanzaron en México hace poco menos de un año.

Aunque algunos opinan que esta estrategia en realidad tiene la intención de educar a quienes compran sus productos para que hagan el trabajo de preparar sus desechos para ser reciclados, ahorrando así los costos de tener que pagar a recolectores de basura para que limpien y doblen las botellas. A final de cuentas también ayuda al planeta mientras seguimos consumiendo bebidas.