Un puntaje de credibilidad, no una cifra de riesgo. Esa es la principal diferencia del innovador esquema que han desarrollado los muchachos de Movenbank, donde decidieron cambiar su paradigma, para apostar por una nueva forma de evaluar las solicitudes de crédito de sus clientes. Y es que ahora con su nuevo programa CRED planean valorar sus aprobaciones basándose en el grado de influencia y reputación que tengan sus solicitantes en las redes sociales e internet.

Tu rating de confianza en eBay, si alguna vez has usado paypal, el número de amigos que tengas en facebook, el tamaño de tu red de contactos profesionales en LinkedIn, si has comprado boletos para el cine, tu puntaje en Klout, la cantidad de seguidores que tengas en twitter, el pago en tiempo y forma de tu compras en línea...

Esos son algunos de los factores que entran en esta nueva ecuación para determinar tu reputación y aprobar satisfactoriamente tu crédito. Con un fondo aprobado de 2.41 millones de dólares, tienen el suficiente capital para lanzar esta iniciativa que podría cambiar nuestra forma de concebir los procesos crediticios.

El programa se encuentra en una fase alpha, ni siquiera beta, pero el desarrollo de los créditos de estos primeros sujetos de prueba podrían marcar el nuevo camino para hacer esto. Movenbank es una institución que claramente intenta ir de acuerdo con los tiempos modernos, su enfoque de clientes apunta ahora hacia el sector juvenil y productivo. Incluso su forma de explicar cómo funciona CRED es mediante una loca animación:

El proceso de CRED se divide en básicamente tres etapas, comprendidas como Salud financiera, influencia social y valor del cliente. La primera fase consiste en el llenado de un cuestionario para identificar cómo te relacionas con el dinero, de acuerdo a ello se te asigna un rol de acuerdo a tu perfil financiero, que puede ser, vendedor, profesor, contador, emprendedor, oficinista, artista, comerciante, jefe de familia o rockstar.

Luego de ello se mide tu influencia social de acuerdo a las redes sociales y comercios electrónicos que conectes con tu cuenta de CRED, de esta manera el sistema rastrea y mide tu influencia y reputación. Por último vienen las preguntas necesarias pero incómodas, como tus ingresos anuales, cuánto ahorras al mes y si cuentas ya con algo de capital.

Todo eso genera un CREDscore, que equivale a un rango de aprobación para que seas sujeto de crédito. La intención del programa es que, una vez superada la fase beta, cualquier movimiento que hagas en los sitios y redes vinculados a tu cuenta se vea automáticamente reflejado en tu puntaje.

En la actualidad hay poco más de 5 mil usuarios alfa de esta plataforma y les confieso que me hubiera gustado ser uno de ellos.

Parece que tratar con el banco por fin es algo divertido.

Foto: Movenbank