Siempre es apropiado guardar las bolsitas de té en cajas monas, algo más que el empaque en que las venden. Estas cajas para guardar té tienen la gracia de estar barnizadas con ídem. Té en el proceso y té en el propósito. Es fácil. La idea es hacer no una sino un conjunto. Y regalarlas a los amigos como recordatorio de alguna fiesta, o nada más porque somos buenas personas. Se trata de dar el terminado a las cajas para luego decorarlas con etiquetas personalizadas (pueden decir "Tea for two" o lo que tú quieras). Aquí te explico los materiales que necesitas y los pasos a seguir.

Materiales

Para las cajas

  • cajitas de manera sin terminado
  • una taza de té negro
  • una esponja pequeña con mango
  • periódico o papel para proteger tu superficie de trabajo

Para las etiquetas

  • papel pizarra
  • tijeras
  • lápiz
  • pluma de gis (bolígrafo tipo tiza)
  • pegamento

Procedimiento

  1. Empapa la esponja en la taza de té y barniza las cajas uniformemente. Hazlo sobre periódico o papel para que las gotas de té no ensucien tu mesa de trabajo. Cuando barnices, asegúrate de cubrir todos los recovecos de la caja. No te olvides del interior. Deja secar y aplica más capas si prefieres que adquiera un tono más oscuro. Antes de seguir trabajando, revisa que el barniz de té esté completamente seco.

  2. Corta el papel para formar etiquetas cuadradas, un poco más pequeñas que la tapa de las cajas. Traza sobre las etiquetas, con lápiz, los nombres de tus amigos o alguna frase corta y bonita. Luego, marca las letras con pluma de gis.

  3. Pega las etiquetas a las cajas, cuidando que no queden burbujas en la superficie. Llena las cajas con bolsitas de té. Están listas para que las regales.