La historia trata sobre una peculiar exhibición en el Museo Nacional de Arte en Kiev, Ucrania, ahí han montado una instalación titulada Sleeping Beauty (Bella Durmiente), compuesta por cinco mujeres hermosas, todas ellas con la obligación de dormir profundamente a lo largo de tres días. Durante ese lapso de tiempo los visitantes tendrán derecho a robarles un beso e intentar despertarlas con ello. Lo curioso aquí, es que si alguna de las damiselas abre los ojos durante el contacto de labios ellas están contractualmente obligadas a casarse con el galán que lo haya provocado.

Las participantes fueron seleccionadas a principios de agosto, siguiendo unas simples reglas que también aplican para los "príncipes encantadores": Deben tener más de 18 años, ser solteros, y sobre todo deben tener una absoluta y sincera disposición a casarse.

Cada una de las cinco durmientes estará en la instalación por tres días consecutivos, para ser relevadas por otra chica, hasta completar los quince días que durará la exhibición, abierta desde este 22 de agosto hasta el 9 de septiembre. Los caballeros que participen tendrán derecho a sólo un beso en los labios.

La apuesta de todo esto es la idea de poder lograr una chispa, una conexión tan potente y espontanea que la química de la pareja detone en la chica el impulso de abrir los ojos y así entrelazar sus vidas para toda la eternidad bla-bla-bla, como en los cuentos de hadas.

La mente maquiavélica detrás de esta idea es el artista Taras Polataiko, mitad canadiense, mitad ucraniano, quién ha pensado en cada detalle, ya que antes de intentar el beso los caballeros tienen que firmar un contrato donde se comprometen a cumplirle a la doncella si la despiertan.

El ministro de cultura intentó impedir que se llevara a cabo este experimento, y una parte de mi lo comprende, pero la otra realmente se muere por ver en qué termina todo.

"Si es mi verdadero amor, podré percibirlo a un nivel intuitivo" es lo que señala una de las chicas que se apuntó como durmiente, "si no lo siento así entonces no abriré mis ojos. Cualquier cosa puede suceder en la vida, es el destino, y tal vez esta sea la única manera de conocer a tu alma gemela".

Okeey...

Si despiertas a esta bella durmiente te tienes que casar con ella

Foto: Oddity Central