A lo largo de los años, Barbie ha sido de todo: ama de casa, bailarina, socialité, doctora, astronauta, embarazada y creo que hasta arquitecta. Por si fuera poco, la muñeca favorita de tantos, la rubia de plástico, cinturita y piernas largas ahora también será drag queen. Es decir, será hombre en plataformas, maquilladísimo, con pestañas postizas. No es broma: la casa de diseño The Blonds tiene el proyecto de lanzar la versión drag queen de Barbie en diciembre, justo a tiempo para los regalos navideños.

Barbie Drag Queen

The Blonds revela (y rebela) lo que será la primera Barbie draga de la historia. Podríamos pensar que Mattel está pegando el grito en el cielo, pero no es así: el dúo de diseño underground cuenta con la venia, las bendiciones y las sugerencias de vestuario de la marca de juguetes. Tan es así, que el lanzamiento de la muñeca está programado para diciembre, por acuerdo mutuo. No es la primera vez que The Blonde colabora en la imagen de la muñeca. Recordemos que, en 2009, Phillipe y David Blond fueron solicitados por Mattel para crear los looks que habría de lucir la famosa rubia en el show de moda de su 50 aniversario.

Y, volviendo a la Barbie draga, estoy segura de que muchos morirán o matarán por tenerla. Pero la adquisición no será barata (mínimo unos 125 dólares), además de que la edición estará limitada. Un artículo para coleccionistas. No es para menos, su aspecto lo vale: pieles falsas, vestido breve incrustado en pedrería, tacones altos, pelo rubio platino, maquillaje recargado, mirada lánguida... Creo que esta nueva versión de Barbie no es muy diferente de la clásica. Es más, si nos detenemos a pensarlo, podremos concluir que Barbie, en sus ediciones especiales, siempre fue un poco draga. Sólo que apenas ahorita se está enterando. Barbie sale del clóset.

Estaría padrísimo que, además, existieran parejas de Kenes gays, vestidos de traje, impecablemente, listos para casarse unos con otros, y Barbies que llevan años viviendo con otras Barbies, más rubias pero de pelo más corto, tatuaje en brazo y mocasines en lugar de tacones.

Foto: Papermag