No basta con elegir un regalo personalísimo y lindo: también hay que pensar en una envoltura adecuada para la ocasión, y tal vez hasta en una tarjeta que lo acompañe. En Wordless Design existen un papel para envolver regalos y una tarjeta de felicitación que funcionan para todas las celebraciones. Son universales. Uno sólo tiene que circular las palabras adecuadas, como en una sopa de letras.

Wordless Design - with love

La idea de diseñar envolturas y tarjetas universales se le ocurrió a los diseñadores italianos Fabio Milito y Francesca Guidotti, quienes se inspiraron en el concepto de las sopas de letras para crear un solo diseño, adaptable a diferentes ocasiones: Navidad, cumpleaños, San Valentín, pascua y otros motivos de celebración.

Según ellos mismos explican, la idea surgió cuando se dieron cuenta de que no podían usar el papel navideño para otras ocasiones, así que decidieron crear algo que no tuviera que esperar un año guardado en el clóset para poder usarse. Entiendo el origen de la ocurrencia. La parafernalia navideña es la más escandalosa de todas, la más notoria, especialmente cuando está fuera de contexto. Por otra parte, los diseñadores emplearon el sistema de las sopas de letras para darle un toque divertido al diseño.

Wordless Design - tarjeta - happy name day

Lo primero que pensé cuando vi la propuesta fue que uno tendría de verdad que ser muy cuidadoso al circular las palabras, para no estropear el aspecto del papel y la tarjeta. Por fortuna, Fabio y Francesca también pensaron en eso, e imprimieron patrones para circular las palabras, en la parte de atrás del papel, con tinta de color claro, de manera que el trazo quede más o menos bien en el primer intento.

Lo que más me gusta de la idea es la sobriedad: nada más que letras, en blanco y negro. Eso y un moño son más que suficiente. Si quieren hacerse de un pliego de este papel o de una de estas tarjetas, asómense a las tiendas online que los venden, aunque no estoy segura de qué tanta disponibilidad haya en los diferentes países. De todos modos, nada se pierde con escribir un mail a las tiendas y pedir información.