Las barras de chocolate son algo cool, no sólo por ser uno de esos grandes hits de nuestra niñez que nunca pasan de moda, sino porque ofrece posibilidades infinitas en el diseño de su producto y la oferta de presentaciones. No hace mucho les presentamos las barras Bixby que tenían la gracia de ser producidas a imagen y semenjanza de como se hacía a principios de siglo XX, o la Gru Grococo que era una barra 100% eco-friendly. Pero ahora les compartimos algo más curioso, no sólo por su empaque, sino por la clase de su producto. La barra de chocolate Wild Ophelia es una barra de elaboración semi artesanal que tiene la peculiaridad de ofrecer esta golosina en una gama de sabores poco común por no decir extraña.

Cecina, papas fritas, plátanos, chile ancho, durazno, nuez con cereza y barbacoa, son los sabores más extravagantes de esta golosina. Hay algunos más convencionales como granola, mantequilla de maní y almendras, pero los que nos impresionaron fueron los otros.

Wild Ophelia barra de chocolate

Todas las barras tienen una proporción de cacao que ronda el 40%, lo cual es más de lo que comúnmente encontramos en un chocolate convencional, todos los ingredientes son totalmente orgánicos, con 300 calorías y 22 gramos de grasa. El precio de cada barra es de 5 dólares, sí, costosa y única.

La barra sólo puede conseguirse en algunos negocios selectos de los Estados Unidos, sin embargo cuentan con un sitio de internet muy interesante, ya que ahí puedes consultar el catálogo de sabores y conocer a detalle la procedencia e historia de cada uno de los ingredientes, incluyendo el nombre de la región geográfica de cada ingrediente, hasta la granja de donde lo sacaron, así como la lista de lugares donde es posible comprar la barra.

La Wild Ophelia es una barra que aun con su peculiar propuesta se antoja demasiado.

Foto: The Green Head