Es lógico que la ciudad en que vivimos influya en nuestro sueldo, nuestras oportunidades de trabajo, nuestros logros académicos y nuestra salud. Pero, ¿qué tanto influye en nuestra vida sexual? La marca de condones Trojan realizó un estudio centrado en el comportamiento sexual de la gente, en relación con su lugar de residencia.

Los investigadores de Trojan tomaron una muestra de dos mil hombres y mujeres en cada ciudad y les plantearon preguntas sobre su conducta sexual. El estudio consideró las siguientes ciudades estadounidenses: Nueva York, Los Ángeles, Chicago, Miami, Filadelfia, Boston, San Francisco, Dallas, Washington, Atlanta y Houston.

Los participantes hablaron de sus hábitos sexuales, parejas, preferencias y expectativas. En algunas ciudades se confirmó el estereotipo, pero en otras los resultados fueron sorprendentes. Aquí algunos ejemplos:

  • En Atlanta y Nueva York la gente tiene o ha tenido un mayor número de parejas sexuales, todo lo contrario a Chicago y Washington.

  • La ciudad más sexual es Atlanta (sus habitantes se consideran "sexualmente aventureros"), jamás lo hubiera creído. La menos, Dallas. En Chicago, la mayoría considera que su comportamiento sexual es más cauteloso.

  • Los habitantes de Los Ángeles dedican gran parte de su tiempo a pensar en sexo, a diferencia de quienes viven en San Francisco.

  • En Miami, la gente dice estar satisfecha con su vida sexual, pero en Washington es notable la inconformidad al respecto.

  • Dallas es la reina de los orgasmos fingidos, mientras que los ciudadanos de San Francisco registraron una notable tendencia a la verdad, tan sobrevalorada siempre.

  • Los neoyorquinos dicen estar dispuestos a "llevar el control" durante los encuentros sexuales, mientras que los habitantes de Chicago prefieren dejarse llevar por el otro.

  • La ciudad con más parejas que han compartido un vibrador en la cama: Filadelfia. El detallito es mucho menos común en San Francisco.

Lo de Atlanta me sorprende. Eso y que la muestra de San Francisco tenga prejuicios con los vibradores.

¿Qué resultados obtendría un estudio semejante en otros países del mundo? Si la investigación se reprodujera en México, las respuestas de los tapatíos seguramente hablarían de virginidad antes del matrimonio y esas cosas. Qué miedo.