Hoy les presentamos una bebida cuya receta original data de los Estados Unidos en la época de la gran depresión. Ese periodo turbulento donde el mercado bursátil norteamericano se colapsó y de la noche a la mañana la mitad de la población del país se encontró desempleada, sin dinero, ni alimento, ni esperanzas, es en este escenario donde en algunas zonas del este comenzó a popularizarse el consumo de una bebida alcohólica ligera (para olvidar la penas), mezcla de vino casero, frutas, especias, moonshine y hierbas de jardín que literalmente eran arrancadas del patio de cada casa, este trago se conocía como Spodee y ahora 83 años después, está a la venta.

No es casualidad que el diseño del frasco nos recuerde tanto a una de esas botellas de cristal que eran utilizadas para consumir leche; en la tradición original del Spodee ante la carencia de recipientes era común que la mezcla se preparara en cualquier contenedor que se tuviera a la mano, siendo éste el más popular, lo que provocaba que el sabor del lácteo se mezclara con el resto del coctel, dándote una patada de mula a tu energía, lo suficiente para no pensar en comer y mantenerte activo el resto del día.

El marketing de la bebida se enfoca a invitarnos a consumirlo de manera similar a como lo hacían en la década de los 20, mezclando nuestra bebida con casi cualquier cosa que se nos ocurra: jugo de naranja, café, leche, coca-cola, helado de vainilla, más hierbas, las recetas son infinitas.

El precio de cada botella de Spodee es de 9 dólares, actualmente sólo está a la venta en Pennsylvania y New Jersey, pero puedes comprarlo en línea. Al terminar tu bebida energética puedes reutilizar el frasco como lapicero, florero u objeto decorativo como los propios creadores de la marca lo señalan.

Es un mundo loco y no tarda en volver a colapsarse, lo cierto es que nueve dólares por una bebida es demasiado para un desempleado.


Fotos: Spodee