Se trata de una de las estructuras LEGO más complejas jamás construidas, una turbina de jet Boeing 787 Dreamliner, formada por 152,455 piezas estándar, si quieren verla en vivo y directo pueden visitar en el espacio de exhibición de Rolls-Royce en el Farnborough International Airshow, en el pasillo dedicado a la innovación.

Esta obra es la primera y única en su clase, la turbina es una replica de la mitad del tamaño de una original, sin embargo lo más asombroso de ella es que sus partes mecánicas funcionan y se mueven, obviamente no podrían hacer despegar un avión, pero armar algo que funcione a tal grado es de admirarse. El modelo tomó ocho semanas en ser completado por un equipo de cuatro personas comprometidas con la causa, primero se construyeron las partes por separado y luego fueron ensambladas, pesa 307 kilos y tiene unas dimensiones de 2 metros de largo por 1.5 metros de altura.

Esta es la clase de construcciones que vuelve locos a los puristas de LEGO ya que ninguna de las piezas fue alterada para que encajara. El objetivo de todo este chiste para los muchachos de Rolls-Royce es el de impresionarnos con su coolness y provocar a los más jóvenes a adentrarse en el mundo de la ciencia, ingeniería y tecnología. Misión cumplida.


Fotos: GizMag