Una campaña en torno al cáncer de pulmón, llamada Nadie merece morir y lanzada por la Lung Cancer Alliance ha estado causando polémica. En ella se muestran fotografías de diferentes personas, representantes de estereotipos. La leyenda afirma que ese tipo de personas merece morir: hipsters, amantes de los gatos, tías locas, gente con tatuajes, etc.

Se trata de una analogía entre ciertos estereotipos y los pacientes con cáncer de pulmón, quienes a quienes a menudo se culpa de haber desarrollado un vicio que los llevó a dicha enfermedad. ¿Quién merece morir? ¿Los fumadores construyeron su propia enfermedad y por lo tanto obtienen una consecuencia justa? En el sitio se menciona que el cáncer de pulmón no discrimina, por lo que nosotros tampoco deberíamos hacerlo. Las fotos, en realidad, defienden el derecho de los protagonistas a la aceptación.

Sin embargo, la polémica de la campaña tiene que ver con la incapacidad de los espectadores para leer entre líneas. Afirmaciones como "Los hipsters merecen morir" han sido tomadas al pie de la letra, en lugar de ser interpretadas como una denuncia de la discriminación.

¿Es un error de la campaña? A mí me queda claro su mensaje. ¿Qué opinan ustedes?