Juan Manuel Torreblanca, uno de los talentos más prometedores de México, fundó su propia banda a finales de 2007. Desde entonces, el interés por su propuesta ha ido creciendo: la agrupación Torreblanca ha pisado los escenarios del Vive Latino y el Corona Capital, y recientemente presentó el disco Bella Época en el Lunario de la Ciudad de México. En sus videos podemos encontrar colaboraciones que van de la danza a la fotografía, y una estética reveladora de su faceta como ilustrador y grafista.

Tiene manos y ojos grandes. Además de la música, le interesan las artes plásticas, el cine y la literatura. Parece distraído, pero después de un rato puede notarse que sus formas de estar son mucho menos predecibles. Su risa es sonora, como una metáfora acústica del movimiento. Juan visitó Guadalajara hace poco: se dejó fotografiar y contestó algunas preguntas para Monkeyzen.

Juan Manuel Torreblanca en exclusiva para Monkeyzen

Monkeyzen - ¿Qué sueñas? ¿En qué lenguaje? ¿Hay música en tus sueños?

Juan Manuel Torreblanca - Muchas veces no me acuerdo del lenguaje de mis sueños, sino de las imágenes y las sensaciones. Me atrevería a suponer que hay muy pocos diálogos en ellos, todo es como telepatía. Sí hay música. Cuando sueño con canciones, hay palabras. Pero sueño más melodías. Me despierto y grabo la melodía, la armonía.

Monkeyzen - Entonces, ¿lo que sueñas forma parte de tu proceso creativo?

JMT - Sobre todo es parte de mi proceso de desahogo y digestión de los atorones emocionales: tengo muchas pesadillas que son como reflexiones intensas sobre lo que me está dando miedo. Me despierto y me hacen pensar y darme cuenta de que todavía tengo miedo, porque a veces yo trato de ir por la vida fingiendo que todo está bien y luego tengo un sueño horrible y me digo: no lo tengo tan superado como yo pensaba.

Juan Manuel Torreblanca por Manuel Zúñiga, Guadalajara

Monkeyzen - ¿Qué papel juega el caos cuando compones música?

JMT - Uno muy importante, aunque no sabría describirlo a partir de un método. Mucho de lo que se queda en mis composiciones viene de mi inconsciente, y mi inconsciente es muy caótico. Es como los niños que juegan en la alberca: tiran al agua un anillo o una moneda, y se echan un clavado para encontrarlos... así es más o menos la composición. Yo no aventé el anillo, pero sé que está ahí, entonces me echo un clavado hacia mi mente y mis oídos y encuentro una melodía, una nota, una armonía. No estoy seguro de qué haya en ese interior caótico, pero de él sale música.

Monkeyzen - ¿Cantas en la regadera?

JMT - Canto muchísimo ahí: canciones que estoy trabajando, para buscar formas de interpretarlas. Como la acústica de la regadera es tan benévola, es una forma de no sentirse tan mal cuando todavía no está madura la cosa...

Juan Manuel Torreblanca por Manuel Zúñiga para Monkeyzen

Monkeyzen - ¿Qué música escuchas últimamente?

JMT - Estoy oyendo a Patti Smith. Me entró una obsesión ahora que leí su libro Just Kids: redescubrí sus discos y la vi en vivo. Pero escucho música por diferentes razones. En el auto pongo la radio para sentir el momento en términos de lo que se está programando en diferentes estaciones. Me gusta oír la estación de jazz, y Reactor, que es la estación de mi género en el DF, también la estación de la Universidad Iberoamericana y diferentes estaciones de pop.

Monkeyzen - ¿Cuál es tu ilusión más absurda y descabellada?

JMT - Tener una carrera muy larga, hacer muchos discos, transformarme en un muy buen músico y tocar muy bien la guitarra. Cantar bien, y hacerlo sin que me agote demasiado o sienta que estoy a punto de morir. No sé si sea un sueño asequible, y creo que esa sensación de que estoy a punto de morir a veces me ayuda a valorar todo. No sé que tan rico sería el proceso de resultarme fácil.

Juan Manuel Torreblanca por Manuel Zúñiga, Monkeyzen

Monkeyzen – Por lo tanto, ¿creas a partir del desgaste?

JMT - Sí. Antes odiaba cuando la gente decía "es que los artistas tienen que sufrir". Cuando era adolescente me daba mucho coraje escuchar eso, porque intuía que terminaría dedicándome al arte y no quería ser una persona que sufriera. Pensaba: "claro que no, tiene que haber una forma de crear y estar feliz al mismo tiempo, de llevar una vida estable". Y no lo sé, pero sí siento que las situaciones de crisis ayudan más a encontrar el apetito de crear, la necesidad de crear... No sé si para todos los artistas, pero para la especie de artista que soy yo, la creación es una búsqueda de consuelo y de explicación de las cosas que estoy viviendo.

Monkeyzen - ¿Cómo sería tu carrera en la música, en una era sin internet? ¿Cómo habría sido hace 30 años?

JMT - Creo que no tendría carrera. Siempre pensé que a las disqueras no les gustaba mi voz. Lo que me dio arrojo fue que, después de subir mi material a internet, apareciera gente a la que le gustara, gente que fuera a los conciertos, pequeñísimos en ese entonces. Ese contacto... A la mejor lo habría tenido, pero habría sido demasiado lento. Internet me funcionó como catalizador y hasta hoy es mi principal medio de difusión. Ahora contamos con una disquera independiente y pequeña, pero que está interesada en apoyarnos, y ese contacto surgió cuando ya existía un público interesado en nuestro trabajo.

Juan Manuel Torreblanca para Monkeyzen, por Manuel Zúñiga

Monkeyzen - ¿Crees en el compromiso social de la música?

JMT - Creo que no es algo que debería exigírsele a toda la música, no toda la música puede estar comprometida con temas políticos o de protesta, ni puede estar sumamente cargada de intelectualidad, de ideología. Se vale que haya música que sea sólo para divertirse, para bailar, o sólo para llorar y sentir. Sin embargo, a mí me gustaría que mi música tuviera más contenido, por lo menos de reflexión, de observación, o de descripción de lo que sucede en la sociedad: siento que es algo que podría hacer sin que me resultara forzado ni ajeno, y me da curiosidad tanto la música que tiene esas características como la posibilidad de intentar hacer algo de este tipo.

Monkeyzen - Una pregunta muy en el tono Monkeyzen: ¿cuáles son los 5 indispensables de un espacio en el que tú habitas?

JMT - La computadora. Es la herramienta de trabajo, de comunicación y entretenimiento. Y no tengo televisión. Además de los libros y la música, uso la computadora para entretenerme. La computadora estaría tristemente en el número uno. En el número dos, estaría el piano o algún análogo. En el tres, mi cama. En el cuatro, mi gata. En el cinco, mi ropa.

Juan Manuel Torreblanca por Manuel Zúñiga, 2012

Torreblanca estará presentando el disco Bella Época en distintas ciudades de México. Además, tiene el proyecto de grabar un video para cada una de las canciones que aparecen en él. Los planes para el resto del año incluyen seguir componiendo, reunir material para un nuevo disco. Próximamente, lo escucharemos, junto con otros músicos, en un álbum de canciones tradicionales mexicanas, interpretando una versión de "Nosotros", más al estilo de Depeche Mode que al de los Panchos.

Y, mientras se llega el momento de escuchar de nuevo a la banda, los dejo con dos de mis favoritos.

Fotos: Manuel Zúñiga (mis impuntuales agradecimientos para él, para Juan y para Jorge Medina)