Un estudio realizado por Adriana Bellou comprueba que los lugares de Estados Unidos en que hay mayor acceso a internet registran un más alto índice de matrimonios, sobre todo entre personas que están en sus veintes. Por otra parte, los resultados señalan que la gente se casa mucho menos en los lugares donde la propagación de internet ha sido menor.

Entre 1999 y 2006, se ha registrado una evidente expansión de internet en los Estados Unidos y en el mundo. Y, curiosamente, el número de matrimonios también ha ido en aumento: el índice de personas que deciden casarse creció del 10 al 12 %, ya la mayoría de los contrayentes tiene menos de 30 años. Sin embargo, y contrario a lo que imaginaba, se trata de gente con educación y empleos profesionales.

Entonces, si los matrimonios han aumentado en relación con el acceso a internet, ¿son efectivos los sitios web que ofrecen servicios encontrar buscar pareja? Lo más seguro es que no. Una investigación del Oxford Internet Institute señala que sólo el 38.5 % de las relaciones que comienzan en línea provienen de este tipo de páginas: la mayoría del ligue se origina en redes sociales, justo como lo comentábamos recientemente (aunque sin considerar el extremo del matrimonio).

El estudio de Bellou, en cambio, no arroja resultados sobre las páginas de servicios ligatorios. Eso sí, aclara que, en efecto, el acceso a internet ha generado un mayor índice de matrimonios, pero sólo entre hombres y mujeres menores de 30 años y mayores de 21. ¿A qué se debe? Según la experta (y me parece lógico lo que dice), antes de los veinte, la gente idealiza el matrimonio y desea conseguir pareja en entornos más idílicos que la red. Por otra parte, después de los 31, una vez que se ha superado esa urgencia por encontrar una pareja estable y tener hijos, es común que la gente haya perdido interés en el matrimonio.

Los matrimonios y el ligue por internet podrán aumentar todo lo que ustedes quieran, pero habría que revisar estudios sobre los índices de divorcio, y sobre qué tanto funcionan las relaciones entre la gente que se casa antes de los 30.

Foto: Like the Grand Canyon