JK Rowling la autora de los libros de Harry Potter puede hacer lo que quiera con su dinero y eso incluye construir las torres de Hogwarts, la escuela de magia y hechicería, en el jardín de su casa, convertidas ahora en un complejo de "casas de árbol" para que en ellas jueguen sus hijos más pequeños.

La construcción es tan voluminosa que necesitó de permisos de construcción para poder comenzar a erigirla, con una altura de casi 13 metros cada torre se interconecta por medio de un pasillo de madera cuyo estilo arquitectónico remite automáticamente a la escuela de magia donde Harry y sus amigos estudian, cosa que está volviendo completamente locos a los fanáticos del mago, incluso cuando estos tengan treinta años y sean demasiado grandes como para jugar ahí adentro.

Lo impresionante de las casas no es sólo la forma de la construcción sino que además estarán comunicadas entre si por un puente de tablas sostenido por cuerdas, tendrá balcones en cada punta de torre y contarán con un pequeño pasadizo oculto que las conectará al puente desde el suelo, de acuerdo con los planos de construcción que se filtraron.

El costo del proyecto de construcción se encuentra estimado en 150 mil libras y cada torre está diseñada de acuerdo a las especificaciones de sus hijos David, de nueve años y su hermana Mackenzie de siete. De modo que aunque por fuera sean similares, con sus acabados en cedro, cada casa en su interior cuenta con decorados, pasillos y juegos especiales. La firma de arquitectos Blue Forest se encargó de diseñar el proyecto y se encuentra en etapa de preparación. Lo que aquí les presentamos son maquetas virtuales muy realista que nos dan una idea muy clara de lo espectacular que será una vez terminadas.

La fortuna de Rowling asciende a los 560 millones de libras, de modo que este pequeño lujo para sus hijos no le pesará en lo más mínimo.

Fotos: Daily Mail