Facebook cuenta con dos nuevos iconos en las biografías de los usuarios, con el propósito de que los matrimonios del mismo sexo también puedan anunciar sus enlaces. Así como la unión entre parejas heterosexuales se manifiesta mediante un icono tipo monitos de pastel de bodas, que muestra a una novia y un novio, ahora es posible encontrar dos novias o dos novios, según el caso.

La medida coincide con el matrimonio de Chris Hughes, cofundador de la red social. Él y su nuevo esposo, Sean Eldridge, fueron los primeros en utilizar este símbolo para actualizar su situación sentimental el fin de semana pasado.

Me parece justo y necesario. Si yo fuera lesbiana, no me gustaría referirme a mi esposa en masculino, ni que me representara el icono correspondiente a un muchacho: lo lesbiana no me quitaría lo niña, pues. Los usuarios homosexuales de Facebook, desde febrero del año pasado, pueden elegir entre las opciones "en una unión civil" o "en convivencia doméstica" para hablar de sus situaciones sentimentales, pero no es lo mismo la convivencia que el matrimonio, y no es lo mismo estar casado con un hombre que con una mujer, ¿cierto? De eso se trata el derecho gay al matrimonio. Así que el icono viene a esclarecer el asunto.

Ya me estoy imaginando los comentarios homofóbicos y las vestiduras desgarradas de algunos usuarios. Si una galleta Oreo con relleno de arcoíris hizo que tantos sacaran a relucir su estrechez mental, ahora imagínense cómo se va a poner la cosa con estos nuevos iconos.

La Alianza de Gays y Lesbianas contra la Difamación (GLAAD por sus siglas en inglés), en cambio, celebra la medida y reconoce la tendencia de Facebook a respetar la diversidad sexual.

¿Será que pronto comience a ver este iconito en la biografía de mis amigos gays? No lo creo: ahora que el PRI retomó el poder en mi país y que seremos gobernados por un mirrey analfabeto funcional, un criminal misógino y homofóbico, el matrimonio entre parejas del mismo sexo seguramente seguirá siendo privilegio exclusivo de los capitalinos, que se mostraron inteligentes y votaron por un partido político menos dictatorial y prehistórico.

Para la próxima vida, quiero mi propia boda gay (anunciada en mi biografía de Facebook). Y que Peña Nieto no exista. Fin.