El Wythe Hotel, en Williamsburg, Brooklyn, goza de una ubicación privilegiada. La construcción data de 1901 y funcionó durante mucho tiempo como una fábrica de telas. Sin embargo, recientemente el edificio fue rescatado y convertido en un hotel con 72 habitaciones, 8 pisos, un restaurante exclusivo, biblioteca y servicios varios.

Es notable el interés que Brooklyn ha ido cobrando con los años. Vivir en Manhattan fue haciéndose cada vez más difícil (los precios de las rentas y las propiedades se volvieron impagables) y muchos neoyorkinos comenzaron a moverse a Brooklyn y a Williamsburg específicamente. La zona ha evolucionado, ha adquirido vitalidad. El Wythe Hotel es una muestra de ello.

Se inauguró el primero de mayo y fue bien recibido por el público. Su restaurante ha estado dando mucho de que hablar: se menciona que sus platillos son de primera y que el chef y la atención bien valen lo elevado de los precios. Como sea, el hotel quedó de lo más atractivo después de la remodelación (con un diseño que, a partir de ciertos detalles, evoca el tiempo en que el edificio fue construido) y se perfila como un punto obligado en Brooklyn.