Este lugar no parece un salón de belleza, pero lo es. Bueno, es una clínica de depilación, que es casi lo mismo. De ahí el nombre: Wax Revolution, y vaya que hablamos de sesiones de depilación revolucionarias, o por lo menos poco comunes.

La empresa, originaria de la Ciudad de México, tiene dos sucursales, ubicadas en la Condesa y en Polanco, colonias donde hay mucho movimiento, muchos restaurantes, mucha gente mona recorriendo las calles (lugares que están de moda, pues). Las fotos corresponden a la sucursal de Polanco, un barrio con historia en el Distrito Federal donde, además, pueden encontrarse tiendas de las grandes casas de moda. El diseño de este peculiar recinto de belleza estuvo a cargo de Row Studio, cuyas otras propuestas también son muy atractivas.

La experiencia de ir a depilarse en un lugar como éste debe de ser curiosa: cubículos de colores (con las respectivas luces de neón para anunciar si están ocupados o libres), pequeños pasillos que parecen laberintos, sillones vintage y colores vivos por todos lados. Que el diseño y el interiorismo atenúen el dolor. Me muero por escuchar algún testimonio.