Los hospitales pueden ser lugares muy divertidos para los niños, sólo se necesita un poco de creatividad. Los muchachos de la firma Moment Factory están conscientes de eso y crearon el primer muro interactivo musical en el Hospital Ste-Justine.

Como parte de la instalación permanente “La maison de la vie” (La casa de la vida), esta pared está diseñada para volver las visitas al hospital algo menos hostil, convirtiéndolo incluso en una experiencia placentera para los niños y sus familiares. El principal objetivo del muro consiste en estimular la imaginación de los niños al hacer contacto con el muro, creando patrones de colores y melodías.

¿Está increíble no? Yo también quiero jugar con él.

Fotos: Moment Factory