La gente ama las películas animadas de Disney por su inocencia y simpatía. Pero muchas veces son un poco ingenuas o fuera de contexto, anacrónicas para los tiempos que vivimos, y hacernos el planteamiento de cómo serían esos números musicales naive trasladados a la actualidad puede dar lugar a situaciones la mar de graciosas. The Beauty and the BEAT es una corto musical que recrea con bastantes libertades creativas (y muy cómicas) ese número musical de La Bella y la Bestia donde la protagonista va por el pueblo cantando.

Sólo que ahora en lugar en una villa campirana y bonachona tenemos un vecindario suburbano con algunas partes que parecen sacadas de un gueto. Nuestra heroína sale de su casa con jardín, camina por el barrio con una canasta de brownies, le canta a chulos y niñas, salta la cuerda, va al salón de belleza, le lee revistas de moda a los homeless, mientras pasa entre los autos con su perfecto vestido de niña de las montañas, en un barrio gangsta donde no la quieren. Risas garantizadas amiguitos:

La idea original proviene de un tal Todrick Hall quien fue participante en ese reality show de canto American Idol, lo que demuestra que hay vida después de haber pasado por esos concursos, aunque es una vida rara y retorcida.